close
Memoria personal de Juan Cueto

Memoria personal de Juan Cueto

2019-01-14Juan Cueto Alas344Visitas

Se morrió Juan Cueto Alas y la so muerte remueve coses nel mio interior, époques, sentimientos… Nun puedo dicir que siempre me cayere bien, porque hubo momentos, de los que sé que s’arrepintió llueu, en que’l so comportamientu nun fue’l más apropiáu, por dicilo d’un mou suave. Toi falando de la persecución (nun se m’ocurre otra pallabra) que don Gustavo Bueno y él mésmu tuvieron, na Universidá d’Uviéu, escontra’l mio amigu Alberto Cardín al que trataron de face-y la vida imposible por ser -él sí- un heterodosu. Pero como digo, d’aquello, y una vuelta que Cardín fuere un de los más reputaos antropólogos europeos, arrepintióse públicamente. Llegaron a ser bonos amigos.

Colos que pertenecíemos a aquel grupu de chiflaos que se conocíen por “los del bable”, tuvimos rellaciones ambivalentes, dacuando bones y dacuando nun tan bones. Pero, ensin tar d’alcuerdu en too, creo que convivimos. Col que meyor se llevaba paezme que yera con Xuan Xosé Sánchez Vicente, al puntu que, cuando taba escribiendo la so “Guía secreta de Asturias”, que publicó en 1976, encargó-y la xera d’apurri-y el vocabulariu que conociere n’asturianu de pallabres, vamos llamar, “escatolóxiques”. Y les rellacionaes col sexu. Nun cuento lo bien que lo pasemos nuna reunión de los amigos de Conceyu Bable-Xixón aportando caún les que se-y ocurríen.

Prestábame muncho lleer la columna que tenía nel “Asturias Semanal” na que falaba de televisión, con un alcuñu mui simpáticu: dalgún políticu del franquismu dixo que’l que quixere ver cayer al Réximen tendría de tener más paciencia que’l Santu Job. Dende entós principió a fimar coses como: “El santo Job”, “Jobar” o “El marqués de Jobarín”, p’antroxu de los que lu lleíamos.

Depués, pasu ente pasu, fue xubiendo de nivel, pola so valía personal y porque siempre fue pioneru en cuasi tolo que fizo, y perdió (o perdimos nosotros) contautu cola nuestra realidá, pero nunca nun lu perdimos de vista, ente otres coses porque yera imposible. Llégame agora l’anuncia de la so muerte y, como pasa siempre, muerren con él recuerdos, sensaciones y sentimientos, y claro, un poco de señaldá. Descanse en paz, “el filósofo del Piles”, como lu solía llamar don Francisco Carantoña dende la Direición d’El Comercio, aludiendo al chalé que tenía a la vera del Riu Piles. Nun cabe dulda de que fue una de les persones que dexó buelga.