close
Mentanto llega la Oficialidá

Mentanto llega la Oficialidá

Hubo una gran oportunidá d’aprobar d’una vez por toes la Oficialidá, va pocu tiempu, con un Parllamentu asturianu mayoritariamente a favor, que s’esbayó porque’l PSOE dixo que nun podía votala yá que non la llevaba nel so programa. Una rempuesta peregrina pues, a lo llargo una llexislatura, les coses van camudando y deféndense y apruébense (si se pue) coses que nun taben previstes pero paecen importantes. El tema taba, por demás, discutíu y aprobáu en diferentes niveles de la FSA y nun veo yo problema en treslladar eso a la cámara asturiana, nun momentu en que podía aprobase. Y ye qu’igual yá nun hai otra posibilidá, y haya que llorar, como unos Boabdiles cualquiera, lo que nun supieron defender como paisanos.

En tou casu, ye verdá que’l nuestru llabor, el de los que llevamos décades pidiéndola y lluchando por ella, ye siguir trabayando pola llingua, con o ensin oficialidá. Y pa ello, alcuentros como’l qu’entamó la Oficina de Normalización Llingüística de Xixón, al frente de la cuál ta la lluchadora ya intelixente María Xosé Rodríguez, y que lleva por títulu: “L’usu del asturianu nel mundu empresarial: un llabor a comuña” resulten perimportantes.

Na tarde d’ayeri asistí a dos conferencies sobre’l tema y dambes me paecieron d’interés. La primera corrió a cargu del empresariu (y otres munches coses más) Inaciu Iglesias. Inaciu ye persona seria y dafechamente comprometía col emplegu del asturianu a tolos niveles. Y lo d’él, amás, nun ye sólo pallabrería, sinón que predica col exemplu, tanto dende les páxines de la prensa, onde caltién un espaciu fixu como, y d’esto ye de lo que faló esti día, al frente de la so empresa familiar de “Cartonajes Vir”. Asina l’empresariu uvieín faló de los distintos estamentos que perfaen la empresa, dende dientro y dende fuera, y cómo en caún d’ellos pue dir encaxándose la llingua asturiana ensin nengún problema bultable. Y cuando un se pon asina mesmu como exemplu, poco más pue amestase a la so argumentación.

Faló depués el Profesor d’Estructura Económica de l’Autónoma de Madrid, l’amigu David M. Rivas. David ye siempre mui pedagóxicu y mui amenu, axuntando eso tan difícil d’enseñar antroxando. El tema yera “La llingua como valor económicu”, anque llueu tratáronse dellos otros asuntos. ¿Cuánto val una llingua? Entrugábase David, y too depende de pa quién, claro. La xente diz que, por exemplu, l’inglés val muncho, pero pa un porcentaxe mui grande de población española nun val nada. Cero. Porque nun va a emplegala na so vida. Falóse tamién del valor añadíu que pue suponer, por exemplu, l’asturianu en determinaos productos o servicios. De la utilidá de les coses (llingües incluídes) y de cómo’l conocimientu d’unes llingües ayuda a la conocencia y al usu d’otres. El problema col asturianu nun ye que la xente lo valore más o menos, ye que somos los propios asturianos los que nun lo valoramos y asina nos lluz el pelo. Hubo, a la fin, un entreteníu coloquiu col públicu asistente y emplazóse a los participantes a unos nuevos alcuentros a cellebrar n’años vinientes. L’asistencia fue mui escasa, y un nun sabe yá qu’hai qu’ufiertar a la xente pa que collabore con estos temes de tantu interés. Ta mui bien pidir l’asistencia a les manifestaciones, y dir a elles. Pero hai otres coses menos vistoses a les que debiere ser d’obligada asistencia por parte los que lluchen pola llingua. Porque hai que pidir les coses, pero tamién facer por elles. Como diz el refrán asturianu: “Pa con Dios, hai que tirar pol carru”.
(Semeya: D. Arienza, diariu El Comercio)