close
Moción de censura: ¿Por qué non?

Moción de censura: ¿Por qué non?

Lleven los señores del Partíu Popular munchu tiempu, años, criticando al grupu de Podemos por tolo que faen o dexen de facer. Eso ye llóxico, son partíos opuestos -mui opuestos- y yá sabemos qu’al enemigu nin agua. Eso entiéndelo cualquiera. Pero a los que nun somos de nengún de los dos partíos, rínchennos nel oyíu los argumentos de “pata bancu” qu’empleguen pa eses descalificaciones. Dende l’últimu trunfu internu pa facese col control de Podemos por parte de Pablo Iglesias, escontra Íñigo Errejón (simplificando un migayu lo que pasó), el grupu declaró la so intención de facer oposición, nun sólo nel Parllamentu, sinón principalmente na cai. Movilizaciones, manis, trabayos de base en barrios, etc. Esto fue considerao polos sos enemigos como dalgo inconcebible. El trabayu d’un grupu políticu con representación parllamentaria -dicíen- tien de facese ellí, nel Parllamentu, que pa eso fueron escoyíos polos votantes. L’otro yera “un circu”, una folixa, un (“palabro” de moda) populismu. En resume: dalgo poco serio.

Nes caberes selmanes el grupu de Podemos anunció dos mociones de censura cuasi al empar. Una escontra’l gobiernu de la Nación, y otra escontra’l gobiernu de la Comunidá de Madrid. Ye ésti, el de la presentación d’una moción de censura, un arma que la Constitución otorga a los partíos políticos pa pidir “responsabilidaes polítiques” al gobiernu. Asina lo diz l’artículu 113, del Titulu V: “El Congreso de los Diputados puede exigir la responsabilidad política del Gobierno mediante la adopción por mayoría absoluta de la moción de censura”. Esplicando, llueu, cómo se tien de facer pa poder presentala. Ye, pues, un fechu normal dientro de l’actividá parllamentaria, anque d’usu restrinxíu, yá que namás pue utilizase una vez por llexislatura. ¿Esisten, amás, motivos políticos pa presentala? Paez evidente que sí. Nun de los casos (la Comunidá de Madrid) l’anterior Presidente ta na cárcel por corrupción y l’actual presidenta ocupó cargos importantes nos diferentes gobiernos, amás de tola llista de denunciaos y encarcelaos del PP qu’hai por esi motivu. Nel gobiernu de la Nación tamién hai casos de corrupción (dalgún ministru tuvo de dimitir) y el mesmu Presidente Rajoy tien de dir a declarar a los tribunales.

Trátase, a la fin, d’un recursu normal pal que paez haber causes abondo pa utilizar. ¿Por qué, entós, esa escandalera, esi “paripé” de la clas política española llamándolo (otra vuelta) un “circu, una folixa, un populismu? ¿En qué quedamos, hai que facer el trabayu fuera del Parllamentu o dientro  del Parllamentu? ¿Y si se fai dientro, y con tolos requisitos llegales que da la Constitución, por qué nun s’acepta con normalidá dientro del xuegu democráticu, porque nun pueden ganala? Esi nun ye l’únicu oxetivu, como’l propiu PSOE o Alianza Popular ficieron nel so día. Ta tamién la denuncia escontra un gobiernu y un partíu col nivel más altu de corrupción de tola democracia. Reprobar ministros nun val pa nada, como se demuestra porque yá hai varios reprobaos. ¿Por qué non utilizar, entós, l’arma parllamentaria de la moción de censura? Anque se pierda. Da derechu a la crítica, a la denuncia, y a oponer a eses práctiques otres d’otra frasca más honraes. ¿Ónde ta, pues, el circu, la folixa y el populismu? ¿Hai que dexar, en silenciu, a los corruptos que sigan gobernando? Podemos, ta nel so derechu de dicir que non.