close
Morrió Corso, el del Curviellu

Morrió Corso, el del Curviellu

2016-05-10382Visitas

En silenciu, como fue siempre’l so caráuter, dexónos esti día Andrés Corsino Meana Costales, conocíu por tolos que lu tratamos como Corso, el del Curviellu. Él y la so muyer María Luisa, rexentaben dende tiempos inmemoriales (yá fuere de los padres d’ella), la tienda-bar qu’hai nel altu del Curviellu, onde tolos branos la nuestra familia convive cola xente de la rodiada, tomando una pinta o un culín de sidra y faciendo la compra menuda: el pan, la fruta, los chorizos… toes eses pequeñes coses que nos prestaba comprar ellí por comodidá y por velos a ellos, a Corso y María Luisa, a los sos fíos y xenros. Pero ye que, amas, la tienda-bar del Curviellu, como toes eses maravilloses tiendes mixtes que yá se pierden pa siempres, ye llugar de reunión pa echar una partida, falar de les últimes noticies que se ruxen pela parroquia o ver el partíu del Sporting, siempre con comentarios sabrosos. Y siempre cola TPA como cadena informativa pa saber de les coses d’Asturies. A min, prestábame n’especial «poner la oreya» y sentir falar a los parroquianos esa llingua tan guapa que se fala na mariña.

Corso llevaba una temporada amalicáu, pero entovía prestaba velu perellí echando  la partida o poniendo un vasu cuando facía falta. Yo  non lo recuerdo, pero dicen los nuestros rapazos que, amás, cantaba asturianaes con munchu gustu. La verdá, toos nosotros sentimos muncho la so perda y mandámos-yos a María Luisa, Andrés, Ana, Adrián y el restu la familia un abrazu muy muy fuerte. Va a ser mui duro volver a casa María Luisa y nun ver perellí a Corso. Que descanse en paz.