close
Morrió Deva

Morrió Deva

2018-08-25Deva560Visitas

Ye la primer vez que faigo una necrolóxica por dalguién que nun fue una persona, pero hai otros seres que, ensin llegar a humanizalos porque nun lo son, acompañen la nuestra vida, llenen infinidá de furacos y dannos amor y compaña. Deva, la perrina de la mio fía Iris, yera un d’ellos. Soi mui afortunáu por gociar toos estos años del so cariñu y, al tiempu, de poder tresmiti-y el míu. Too ello quedó llantáu nel guapu llibru que nos dedicamos, l’un a la otra, editáu por Pintar-Pintar y con dibuxos de la gran Begmont, que lleva por títulu “Deva y yo”. Como homenaxe a ella y como despidida a lo que fue y a lo que suponxo pa nosotros, pongo la so historia recoyida nel llibru, pero real como la vida mesma: ¡Adiós, guapa!

“Deva, ye la perra d’Iris. Ye una carea. Como nun entiendo nada de perros, nun sé siquiera si eso ye una raza o una mecia d’elles y, la verdá, tampoco nun m’importa muncho. Lo que si ta claro ye que ye pastorina. Cuando vamos pela cai, anda siempre pastoriándonos, moviéndose ente nosotros y arrodiándonos pa que nun nos separtemos. Sabe llendanos mui bien.

Deva llegó a casa cola mio oposición y la de so ma (la ma d’Iris, non la de la perra, claro). Nunca quixi animales en casa, a parte de los que yá vivimos que somos más o menos racionales. Pero Iris, que ye testerona como ella sola, ablandiónos el corazón diciéndonos que yera una perrina maltratada que consiguió sacar de la perrera. Vamos, como si nos ficiera un favor con ello. Total, que Deva pasó a inxertase como miembra de númberu de la comunidá d’Adosinda nº 4, pisu segundu.

Deva ye mui llista. Con esa llistura que tienen los que nun presumen d’ello. Paez que ye mui obediente, que sigue siempre dafechu les tos instruciones y los tos mandaos. Mírate con esa carina triste que tien y abre y zarra los güeyos nuna especie de “morse” como queriendo dicite que sí, que por supuestu, que tienes razón y que va a facer lo que-y mandes… Pero llueu, cuando das la vuelta, pasa de ti olimpicamente y abeya perehí ensin patria nin amu. ¿Qué recursu te queda? ¿Vas castigar tú a una perrina maltratada? ¡Desgraciáu, nin se t’ocurra! Por eso la vida de la comunidá d’Adosinda n4, pisu segundu, xira agora alredor de los petites de Deva.

Deva ye una bona compañera. Sales perehí con ella y pónes-y la correa pa disimular, porque ella nun se separta de ti anque vaiga suelta. Sabe clasificar mui bien a los otros perros. A esos pequeñucos, faltosos, que nun paren de lladrar, nin los mira. Ponse pal otru llau de mi, y fai como que nun los ve. Y a esos otros grandonos, afariñaos, que se mueven desmadexadamente, güélelos un poco, como pa cumplir, y llueu sigue, arguta, el so camín. En cambiu, cuando hai dalgunu que-y presta, normalmente más pol calter que pola raza, salta allegre al so llau y tengo que solta-y la correa porque si non llévami a rastres. Los más amigos que tien son “Queco”, que para nel Parque de la Fábrica del Gas, y ye negrín, rizosu y lleva un pañuelu vaqueru roxu y blancu al pescuezu, y “Nel”, un pastor alemán que vive en Santander y que cree que ye mozu d’ella, ensin saber qu’ella ye demasiao llibre pa tener un mozu solu.

Deva ye feliz. Nótase-y en too. Salta d’allegria cuando ve que la vas sacar a la cai, y salta d’allegría cuando ve que la lleves de vuelta a casa. Y si un día, por tener que facer dalgún recáu, pretendes pasar de llargo del to portal, colócasete delantre, llántate les pates n’alto y nun te dexa siguir. Como si te tuviera diciendo: “Eh, tíu ¿a ónde vas? ¿nun ves qu’ehí tenemos la nuestra casa? Y amás ye la hora de xintar…” Y tienes que dar la vuelta, derrotáu, porque sabes que tien razón.

Deva ye una perra fiel. Pero, sobre too, ye una perra que nos fai fieles a nosotros.”

Tags:Deva