close
Na muerte de Bin Laden: “¿Entenderíalo bien, ho?”

Na muerte de Bin Laden: “¿Entenderíalo bien, ho?”

2011-05-05Bin LadenObama756Visitas

news-attack-binladen-usa-col“O seya que me diz usté que na cárcel illegal de Guantánamo, torturaron a daquién pa saca-y ónde taba escondíu Osama Bin Laden. Y, claro, torturaríen a más d’ún, nun diben a saber esautamente quién yera’l que lo sabía. Pero bono, polo menos ún sabíalo. Y que depués, el Presidente del país “cuna de la democracia” da orde de matalu. ¿Ta usté seguru? Non de garralu y, a lo meyor, na griesca que s’entamare pudiere morrer, sinón dafechamente matalu… Yá, ta seguru, díxolo’l Presidente. Y que más tarde unvía a un comandu qu’entra armáu y motorizáu n’otru país, ensin permisu, nin conocimientu de les sos autoridaes, saltando penriba de toles convenciones internacionales… ¿sigue tando seguru…? ¡Àh, que sí, que lo ta? Y que llueu esi comandu entra disparando les armes y matando a la xente que ta dientro, incluyíu esi Osama que taba desarmáu… Y faen-y unes semeyes qu’agora nun quieren enseñar porque dicen que son mui fuertes (¡coime, eso ye lo menos fuerte de too!), y que depués tiraron el cuerpu al mar. Entós ¿foi asina? ¿entendílo too bien?”

Nun quiero bromiar con esti tema, ye demasiao seriu. Qu’Osama Bin Laden yera un suxetu aborrecible, un de los mayores criminales que dieron los tiempos (¡y mira que’l “ranking” ta competíu!) ye cosa sabida. Que merecería toles llaceries que-y pasaren y más pa con elles, dase por supuesto. Namás pensar nos muertos de Nueva York o de Madrid (un de los mios fíos garraba esa llinia de metro tolos díes) respígase ún. Pero, dicho eso, si nosotros, los demócrates, los que defendemos los Derechos Humanos, los que naguamos por un mundu meyor, y porque reine la paz y la xusticia, comportámonos asina ¿qué nos diferencia de “los otros”? ¿de los Bin Laden? ¿de los asesinos? ¿Nun habrá que trazar una llinia, una frontera que nun se pueda trespasar baxo nengún conceutu? ¿Nun tenemos que tener una cierta moral que nos diferencie d’ellos? Toi mui contentu de qu’un asesín desapaeza de la faz de la tierra, pero non a cualquier preciu y de cualquier forma. Porque, en definitiva, laobama-finanzas-in-photo1 democracia ye eso, la forma. El fin nun pue xustificar los medios, porque esi camín ye mui pelligrosu. ¿Quién pon les normes? ¿Quién xulga en qué casos hai que les fender? ¿Volvemos a la llei del Talión, güeyu por güeyu, diente por diente?

Dalgunos pensemos que la llegada del primer presidente negru a los Estaos Xuníos diba a cambiar daqué. Non porque fuere negru, sinón porque creyimos nel so estilu, nel so discursu democráticu. Agora vemos que mui poco, o nada, lu separta de Bush, aquel “matón” de barra de bar americanu qu’utilizaba la fuerza como meyor argumentu. Poro, anque pueda sonar mui fuerte y ofender a dalgunes persones, tengo que dicilo: Nun toi contentu de la desapaición de Bin Laden. A esi preciu, non.