close
Na muerte d’un gran paisano

Na muerte d’un gran paisano

Entérome esti día de la muerte, en Mumbai, del sacerdote xesuita Federico Sopeña que llevaba más de 70 años trabayando colos más probes de la India. Ye Armando Menéndez, que preside la Fundación del so mesmu nome (DAF) el que me lo comunica: “Encontró hogar a muchos niños con SIDA, huérfanos de padres fallecidos de la misma enfermedad que azota a los slums y logró que familias españolas corriesen con todos esos gastos. Father Sopeña fue el padre espiritual y putativo de muchísimos niños y adultos indios, especialmente de la etnia Adivasi”.

Federico Sopeña llegó a la India nel añu 1947, cuando esti país llogró la independencia del rexime colonial británicu, y facía yá 40 años que tenía pidía la ciudadanía india pues yá se sintía unu más d’aquellos a los que fue a axudar. Xunto colos tamién xesuítes, Feliu y Massanet, son “la gloria de la Compañía de Jesús en India”, según pallabres del doctor Armando Menéndez. Tenía 90 años y el so estáu de salú taba yá mui deterioráu, anque siguía al pie del cañón dende’l so humilde cuartu, na residencia de Vinayalaya onde vivía. Cuenta’l so amigu Armando Menéndez una entrañable anéudota del recién fallecíu xesuíta: “Tenía una pierna ortopédica, pues la suya la perdió en un accidente con su pequeña motocicleta cuando iba a trabajar, como hizo toda su vida, a los barrios más pobres de esta gran ciudad. Daba gracias a Dios por esa bendición, pues decía que ese miembro de plástico era lo único que no le dolía de su envejecido y castigado cuerpo”.   

Descanse en Paz esi gran paisano que fue Federico Sopeña.
(Na semeya, Federico Sopeña con Armando Menéndez nel 2015)