close
¿Normalización ensin Oficialidá?

¿Normalización ensin Oficialidá?

Anden -andamos- los asturanistes mui revolucionaos estos díes al rodiu de la Oficialidá. Y ye que se xuntaron varies coses al empar, de calter mui positivu, nesi camín nel que dalgunos llevamos tantu tiempu trabayando. Los qu’entamamos y participamos naquella primer manifestación de la democracia, de 1976, pidíamos yá “Bable a la escuela” y “Estatutu Autonomía”, nun momentu en que paecía que namás les mal llamaes “Comunidaes Históriques” diben a tenelu. Y yá de magar l’Estatutu d’Autonomía asturianu, onde se recoyía aquel artículu Cuartu tan probe, principiamos a reclamar la Oficialidá, tal y como la propia Constitución Española preveía. “Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas, etc etc…” ¿Ónde taba’l problema? Pues el problema taba nuna clas política que nun se sentía asturiana, que nun facía nada por conservar y meyorar les nuestres señes d’identidá y que taba siempre a remolque de les instruiciones que vinieren de Madrid, a onde ellos querríen colar en cuantes pudieren. Esa ye la murnia realidá.

Tampoco los asturianistes supieron/ supimos facer les coses mui bien y el resultáu de too ello fue un ermu políticu, económicu y cultural que duró munchos años. Demasiaos. Y ye agora llegáu’l momentu en que apaecen dalgunes señales -¿brotes verdes?- de que la cosa, polo menos respeuto a la llingua, puen camudar. El cambiu na secular posición de la FSA respeutu a la Oficialidá, los resultaos de la III Encuesta Sociollingüística, les conclusiones de la Comisión del Parllamentu Asturianu nel tema de la llingua, los posicionamientos de los dos mayores ayuntamientos asturianos -Xixón y Uviéu- y delles otres coses que, toes al empar, daben una cierta esperanza d’algamar esi suañu tan antiguu de la Oficialidá. Namás se requier un cambiu nel Estatutu d’Autonomía y voluntá política de facelo.

Pero esta mesma mañana yá empiecen los de siempre a echar xarraos d’agua frío. Nun falo de la desfasada y ensin norte Mercedines Fernández, apelando a lo más “rancio” del so partíu y atizando escontra la llingua, sinón del portavoz parllamentariu socialista que diz qu’ellos tán pa cumplir el so programa y que por tanto, van siguir cola “normalización”, pero non cola “oficialidá”. Y la mio inxenua entruga ye: ¿Y cómo va a poder “normalizase” un idioma ensin ser oficial? Lo normal sería lo contrario. Quiero dicir, y digo, que ye un fechu “anormal” el qu’una llingua falada por más de 250.000 persones, quedándose curtios, que tien una Academia de la Llingua, un Diccionariu Normativu, una Gramática Normativa, más de 25.000 neños estudiándola, un garapiellu de bonos escritores que la cultiven, etc. etc. nun seya oficial. Eso, repito, ye una anormalidá. Lo normal entós, lo qu’hai que normalizar ye precisamente esi fechu. La Normalización de la que fala’l PSOE sería, nin más nin menos, que oficializala. Cualquier otra “normalización” sera siguir calteniendo lo que ye “anormal”: que la nuestra llingua nun tenga’l mesmu carauter llegal que les otres del Estáu Español. Que se dexen de cuentos y disculpes.