close
¿Oficialidá amable?

¿Oficialidá amable?

¿Y eso qué ye? Me lo espliquen, porfa. Me lo esplique bien esa Secretaria d’Organización de la FSA, esa que diz  que “…nuestra oficialidad es amable, se aleja de las imposiciones. Tiene más que ver con un derecho de preservar nuestra identidad que con una obligación”. Eso habrá que lo esplicar un pocoñín más claro, ¿non? Porque una cosa ye qu’a naide se-y obligue a espresase n’asturianu, respetando la llibertá de caún al so emplegu, y otra cosa ye que la oficialidá non suponga una imposición pa l’Alministración. Imposición de tener qu’aceptar el so usu a tolos efeutos llegales, y cuando digo a toos quiero dicir a TOOS. Ta claro que la oficialidá supón, de fechu, un mou de “preservar” la nuestra identidá, como diz la señora LLamedo, pero non sólo eso. Ye, sobre too, la restitución d’un drechu que tenemos furtáu, que se nos ta robando, y que nos caltién a lo llargo de los años, n’inferioridá llegal con otres comunidaes d’España.

Al tiempu yo retrucaría, a la señora Llamedo y dalgunos más, con esta otra entruga: ¿Ye la NON oficialidá amable? ¿Cuándo una persona nun pue presentar los sos papeles na nuestra llingua, o -como me pasa a min- nun pue participar nos concursos o premios de les llingües oficiales d’España, o non se puen tener unes ordenances municipales n’asturianu, etc. etc. ¿qué ye, repito, que nos lo dicen con una sonrisa na cara? ¿Esa ye la NON oficialidá amable?

Recuerdo, dacuando, a unes noveles escrites pol gran José Mallorquí, l’autor d’El Coyote, que se llamaben “Dos hombres buenos”. Vestíen siempres de negro y yeren un español y un portugués. L’español, Guzmán, y el portugués Silveira. Esti yera un coñón y cuando dalgún pistoleru-y dicía dalguna bravuconada, retrucaba con una sonrisa nel rostru: “Cuando me diga eso, sonría, por favor. Non vaya a ser que me lo tome en serio”. ¿Ye esa tamién la NON oficialidá amable? ¿Que nos quiten los nuestros drechos con una sonrisa nos llabios?

Cellébrase esta selmana entrante’l Día de la Constitución. Esa Carta Magna, Llei de LLeis, Totem Sagráu y nun sé cuantes coses más que la llevaron hasta los altares. Pues bien, hai que recordar nesti día qu’un de los sos mandamientos primeros ye’l que consagra que, amás del Castellán, les demás llingües d’España tamién serán oficiales nes sos propies comunidaes. La verdá, nun sé si habría que cellebrar un Día d’una Constitución que non se cumple en tolos sos términos.