close
Panorama depués del Antroxu

Panorama depués del Antroxu

2020-03-07Antroxu172Visitas

Esti añu tuve viendo’l desfile del Antroxu xixonés que me paeció meyor que n’años anteriores, anque non siempre lu veo. Los vistíos y ropaxes más curiosos, les actuaciones meyor trabayaes… nun teníen qu’envidiar pa nada los d’otros sitios más renomaos. Digo renomaos cuando en realidá tendría de dicir solamente “nomaos” porque, como sabemos, Xixón namás sal en boca de telediarios cuando hai dalgún socesu dramáticu, con muertos y eses coses. Si nun ye asina, silenciu alministrativu. Yá tengo comentao en dalgún sitiu lo que pasa, por exemplu, coles tormentes, qu’agora lleven nomes de persona (debe ser pa poder acordate de la so familia): Telediariu de les tres: “Una gran tormenta azota las costas del Norte del país. Conectamos con La Coruña”. “Aquí ya pasó la tormenta, pero fue muy gorda”. “Vale, Xoan Mariña. Agora con San Sebastián”. “Aquí todavía no llegó, pero se espera que sea muy gorda”. “Vale, Iñaki Arrizabalaga. Bueno, ya vieron cómo andan las cosas por el Norte”. Y resulta que, nesos momentos, en Xixón ta cayendo un bastiazu y una galerna del carayu p’arriba, pero eso nun lo ponen. En fin.

Pero bueno, falaba de que l’Antroxu d’esti añu abultóme meyor que los de tiempu atrás. Dicho lo cuál tengo de pasar inmediatamente a contradecime porque a min, en realidá, nun me gusten estos antroxos tan bien organizaos, tan curiosos, tan “institucionales” (por dicir una pallabra que lo recueya too) Sinón un Carnaval (por non repitime) tresgresor, rompedor de lo normal, de lo establecío, de lo avezao… La crítica de les costumes y de la moralidá que, per unes feches, sáltense y torpedéense mandando a la flota enemiga al fondu’l mar. Esa flota enemiga que, antañu, formábenla la ilesia, l’autoridá política o militar, los banqueros…  Toos esos estamentos que, a lo llargo de 364 díes atormentaben al personal, pero que’l día 365 podíen facer burlla d’ellos: un paisanu disfrazáu de monxa abrazando a una muyer vestida de cura, o un guardia civil burllescu o un banqueru gordu y con puru regalando billetes de mentira… La tresgresión, que s’esfrutaba anque sabíen que llueu venía “Paco cola rebaxa” y cambiaba lo d’arriba p’abaxo y too tornaba a ser como siempres, como ta mandao. Y agora habría que tresgredir los temes y personaxes políticamente correutos, con “pines parentales”, guerres hispano-catalano, o tresformismos políticos qu’invaden, y non en patera, la nuestra sociedá.

Poro, anque almire esos desfiles perfeutos y esos grupos conxuntaos representando dalgo, echo en falta un poco más de descaru, de desinhibición, porque l’antroxu inventóse, non pa disfrazase de guapu, sinón pa rebelase escontra lo que manda. Anque seya de broma, y una vez al añu. Pero eso sí, que nun nos los pongan na Cabalgata de Reis que tien que ser una cosa más seria.

 

Tags:Antroxu