close
¿Políticos corruptos nuna sociedá sana?

¿Políticos corruptos nuna sociedá sana?

2013-01-24385Visitas

Esti día, nel prestosu blogue d’Iris Díaz Trancho www.dendetueru.com comentaba ésta, con dolimientu, l’acusación per parte d’un programa de la SER de que tolos políticos d’España yeren unos corruptos. Y destacaba Iris, con razón, el llabor calláu y desinteresáu de miles de persones que, como ella, tán faciendo política en pequeños partíos o en poblaciones nes que’l so llabor nun cuenta con nengún respaldu económicu. Xente que, en llugar de tar na so casina viendo la tele o lleendo un llibru, o de copes colos amigos, dedica tiempu y, a veces tamién dineru, pa trabayar na meyora d’esta sociedá na que vivimos.

Lo qu’asocede ye qu’esiste un clamor popular, alendáu tamién dende los propios partíos y la prensa con intereses partidistes, qu’utiliza’l tema de la corrupción pa intentar descabalgar al rival y orquestar una campaña de desprestixu de la clas política en xeneral. Y el casu ye que nun necesitaríen nenguna campaña, porque hai una riestra de políticos sinvergüences y lladrones que ficieron «l’agostu», aprovechándose de la so situación personal y de la falta controles na estaya de la política. Nun son los únicos: tamién nel mundu de la economía, ya inclusive nuna esfera tan aparentemente humanitaria como ye les de les Onegés, detectáronse casos de corrupión. Y ye que tal paez que la coldicia humana nun tien llendes y que too val con tal de facese ricu y medrar socialmente.

A mi paezme bono y necesario que se destapen los casos de corrupción y que se castigue a los corruptos. ¡Faltaría más! Pero dacuando, dame la impresión de que se utilicen estos temes pa dos coses bastardes: pa destruyir al «enemigu» políticu, y p’atacar a la propia democracia. Ya sabemos: los partíos son corruptos, los sindicatos son corruptos, los xueces son corruptos… ergo…el sistema democráticu nun val. Y ye verdá qu’un sistema democráticu, lo que yo entiendo por «democracia real», ye muncho más qu’eso. Pero tamién ye eso.

Y entós un siéntase a pensar (yo pienso meyor sentáu que de pie) y albidra: ¿Y cómo pue ser que nes altes esferes sociales tea too podre siendo nosotros, el restu la sociedá, los que podíemos llamar «los d’abaxo», xente sana? ¿Xente que nunca nos corromperíemos. Xente a los que nos repuna y nos espanta too eso que ta pasando? Y llego a la conclusión, igual enquivocada, de que nun pue ser. Que ye imposible que tando’l raigañu sanu, al llegar arriba podreza porque sí. Y que lo más fácil ye que «los d’arriba» seyan un espeyu de «los d’abaxo». Que la propia sociedá seya la corrupta. Nun se trata de la típica mala conciencia «xudeo-cristiana», el pecáu orixinal y too eso. Trátase de pensar qu’igual, los llugares onde se formen les persones, el so caráuter y la so conciencia, tán fallando. Y falo, entós, de les families. Y falo, entós, de les escueles, d’onde se quita una asignatura que ye «Educación para la ciudadanía», porque los obispos y los fachas nun la quieren. Y falo del respetu a los profesores. Y d’una cosa «apestosa» que se llama disciplina, que nun ye lo contrario de llibertá, sinón de vandalismu. Y falo, tamién, del doble raseru que tenemos la xente «de a pie», que nos absolvemos siempre y condenamos a los demás. Y del «con IVA o ensin IVA», que tamién ye un fraude, una pequeña corrupción…

Acabo. Dame que pensar qu’un periódicu como «El Mundo», qu’enllena páxines y páxines na llucha escontra la corrupción, fuere tamién el que, xunto colos cabezaleros del PP, fizo la mayor campaña de prensa escontra’l xuez Baltasar Garzón, el que destapó y llevó, hasta que lu separtaron, el casu Gürtel. Sí, el de Correa y esi famosu Bárcenas qu’agora ta tan de moda. El de los 22 millones d’euros en Suiza. Tolos responsables de la trama (ye imposible que fuere él solu) anden perehí paseándose y faciendo declaraciones. Pero a Garzón, por intentar poner ante la xusticia a esos responsables, cayéron-y tropecientos años de suspensión. ¿Nun ye raro, amigos d’ «El Mundo» y amigos del PP? ¿Entós, a qué xugáis? Prestaríame sabelo.