close
Por zarrar el tema

Por zarrar el tema

2019-10-25152Visitas

Paez que por fin se zarró’l tema del Dictador. Una sinsentíu nuna Europa democrática que va tiempu que «purgara» a los otros dictadores como elli. Hai, ensin embargu, una cosa que diferencia a Franco de, por exemplu, Hitler y Mussolini. Dalgo qu’esplica el porqué se tardó tanto en «purgar» al nuestru especimen y ye, na menos, que mientres los otros perdieron la guerra, ésti ganóla. Nun sólo la ganó, sinón que caltuvo a lo llargo de 40 años un réxime fechu a la so imaxen y semeyanza. Col sofitu del exércitu y la Ilesia y depués de descabezar mediante la muerte, la cárcel o l’esiliu, a cualquier clas d’oposición a los sos designios. Hubo d’esperase munchu tiempu pa qu’esa oposición, lliderada polos trabayadores más que polos políticos, y ehí los asturianos podemos sacar pechu, pa qu’esa oposición tuviere de ser tomada en serio. Aún asina, el Dictador morrió na cama y a la so muerte tovía quedó en pie parte de la muria que construyó pa la so defensa: la mayoría l’exercitu, los cures, la xudicatura, la policía. Too ello esbarrumbóse nunos años difíciles que se bautizaron como La Transición, qu’agora dalgunos pelamangos que nun la vivieron pretenden minusvalorar. Quería yo tenelos visto ellí a ellos, a ver cuántes coses tuvieren fecho.

Bien, el casu fue qu’hubimos d’esperar otros cuarenta años (poco menos) pa llevantar el so calabre d’un mausoléu que nun-y correspondía, fechu cola sangre y l’esfuerzu de munchos opositores, y llevalu pa un cementeriu onde polo menos tien una llábana col so nome pa que puedan reconocelu, non como munchos de los qu’él mató (como xefe supremu del exércitu) qu’entovía anden tiraos en diferentes cunetes.

Fádiame muncho qu’un actu que  debió facese cola mayor discreición, y a poder ser pola nueche o  de madrugada, se convirtiere nuna atracción de feria, nun espectáculu de variedaes pa consumu de revistes del corazón y de cotilleos de les cadenes de la tele. Nun sé quién programó qu’esto fuere asina, pero nesti casu’l Presidente del Gobiernu en funciones tuvo mal asesoráu. Una cosa rápida y discreta yera lo que pidía la cosa, tolo contrario de lo que se fizo. Sicasí tola «bamboya» que se-y  dio valió pa comprobar una cosa: qué sebosos, qué casposos y qué cutres son los sos descendientes. Los humanos y los políticos. Unos personaxes d’otra dómina, unes parodies dignes de Berlanga o de los chistes de Gila. Que agora, que nun tienen de so parte les armes, dan la so xusta midida: la pequeñez más absoluta. El ridículu. La parodia. Pa comprobar esto ye pa lo único que sirvió tou esti espectáculu.