close
Reeducando a la Navidá

Reeducando a la Navidá

2020-01-06NavidáReis Magos168Visitas

Yá lo dixi n’otres ocasiones, y quiero repitilo agora: yo soi agnósticu. Y  digo esto, anque nun tenía por qué, porque quiero que s’atalante, que na opinión que voi dar nun hai nengún «barrer pa casa» que cinque a la relixón católica. Y esa opinión ye que la xente que gobierna esti cachín del mundu que se llama Xixón, quier cambianos una tradición tan guapa como ye la Navidá, en dalgo ensin xacíu, ensin xixa, nun híbridu supuestamente llaicu porque, dicen, esti ye un estáu non confesional. ¡Qué tendrán que ver los güevos coles témpores de primavera!

L’orixe de la Navidá ye, como’l de munches otres coses, relixosu. Ye la Natividá, el Nacimientu de Xesús y les imáxenes bíbliques que lu acompañen. Pero ya dende va munchos años esi orixe, acordies cola parte del mundu na que nos tocó ñacer, camudóse tamién no que yo digo: una tradición. Una tradición de la que nun hai que s’avergoñar, porque forma parte de la nuestra cultura. Talo que l’arte, la música, l’arquitectura… ¿Quién criticaría o marxinaría agora, por exemplu, al cuadru de Botticheli «La Natividá» porque ye relixosu?  Ye curioso, amás, que se quiera abolir o desvirtuar esa tradición nuestra, pa traer con bombu y platiellu otres tradiciones foriates, la mayoría yanquis, como son los Papás Noeles, los «Jalogüines» o los Friday «sacaperres» de la cultura anglosaxona. Lo que pasa, entós, ye que la Navidá nuestra, la que mamamos dende neños y tresmitimos a los nuestros fíos, al marxe del so orixe real o non, tán tresformándola nuna cosa que yá nun tien xacíu. Ta claro, que l’Ayuntamientu, la nuestra Casa Conceyu al mandu de la peor alcaldesa que tenemos dende tiempos inmemoriales, quier reeducanos. O reeducar les nuestres costumes, que pal casu ye lo mesmo. Y asina, tán retirando cualquier símbolu que pudiere recordar lo que daveres se cellebra. De les lluces qu’adornen les cais y dan ambiente, quitaron cualquier referencia al neñu Xesús (eso ye la Navidá, el Nacimientu) o a los Reis Magos, o a los ánxeles, ya inclusive a los pastores, probes, porque igual ellos sí son creyentes. Dexando una illuminación que val pa cualquier festexu de pueblu. Llóxicamente suprimieron los guapos villancicos que tamién ambientaben la ciudá, dalgunos guapísimes composiciones llíriques. Y la cabalgata de los Reis Magos, esa que con tanta ilusión esperaben los neños y neñes xixoneses, tán camudándola por una más d’antroxu, o de les de LGTB. Dambos con drechu a tener les suyes, pero que son distintes de les tradicionales d’estes feches.

Y ye que La Cabalgata d’esti añu fue una pesadiella, llarga y aburrida, con carroces de cohetes espaciales, grupos de rock o folk, pandilles y disfraces que nun faen más que desvirtuar lo que se cellebra, y unes carroces arrataes, probes y ensin plizca de fantasía. D’esa fantasía que los neños y neñes esperen d’un acontecimientu como ésti. Y con una última faltosada: ensin animales, porque polo visto, el que desfilen dalgunos animales colos Reis, o colos regalos, ye dalgo asina como lo del «toru de la vega», o seya una especie de tortura. Pues bien podíen poner a desfilar a los miles de perros que pueblen Xixón qu’igual lo agradecíen.

El resume de too ello ye que l’ayuntamientu xixones (nun sé cómo será notros llaos) vuelve a confundir velocidá con tocín. Relixón con Tradición. Con Tradición de la nuestra, porque de les foriates yá tamos fartucos. Y polo que se ve, nun van aparar hasta qu’esapaeza cualquier rellación colo que se cellebra. Igual ellos nun lo sienten, o da-yos igual, pero entovía dalgunos tenemos nestes tradiciones parte de la esencia del nuestru ser.