close
Requiem por un parque

Requiem por un parque

2011-10-26427Visitas

begonaLos últimos cambeos practicaos a lo qu’un día fueron «Los xardinos de Begoña», certifica yá, creo que pa siempres, la defunción d’un parque emblemáticu de la ciudá de Xixón. Y llámolu emblemáticu, comencíu de que la pallabra nun tendrá nengún significáu pa los Rexidores de la Casa Conceyu que diseñaron l’actual reforma, seguramente foriatos d’esti pueblu y, en tou casu, escaecíos de lo qu’esos xardinos representaron pa los neños d’otres xeneraciones.

Begoña fue, a lo llargo de munchu tiempu, llugar de cita de les pandilles. Sitiu onde podíemos xugar a les chapes, a les boles, a la navaya, al píu campu o a guardies y lladrones. Onde les mas o les güeles que diben colos piquiñinos, sentábense nunos guapos bancos, arrodiaos de vexetación, y que facíen unos requexinos que daben una cierta intimidá a cada grupu de xente que quería charrar. Pero, amás, Begoña yera un polmón verde nel centru la ciudá. Un llugar enllenu árboles, plantes, xardinos, que llimpiaba l’aire y trayíate, a la vera l’asfaltu y los edificios, un cachín d’aldea, de campu, d’eso qu’agora ye namás un eslogan, de «paraísu natural». Y había otra parte de Begoña, que yera la del Paséu, la más prósima a la cai, onde s’alcontraba’l Cine Imperio, el chigre de Juan del Man, el Café Aurora (llueu Begoña), el cuartel de los Guardies d’Asaltu (los «grises») o el cine Goya. Recuerdo de guah.e parame delantre d’un Fiat Balilla aparcáu xunto a Juan del Man, dende que me dixeren que yera’l coche de Cholo Dindurra, una de les lleendes del Sporting de la época. Un estremu que cuando quería xugar (que polo visto nun yera siempre), nun había quien lu parare.begoac1

Viendo «esa cosa» pelada en que lo camudaren agora, ensin nenguna gracia, nin interés, con unos bancos esllavazaos, tracamundiada nun «paséu militar» talo que ficieron col Parchís, otru sitiu emblematicu de la ciudá, éntren-y a ún ganes de llorar. ¿Pero qué ye, qué nun hai naide nesti pueblu que pueda facer les coses meyor? ¿Mas «vivibles»? ¿Más humanizaes? ¿Más respetuoses cola natura? Pues paez ser que non. Too se fai impersonal, al marxe de cómo otres xeneraciones lo esfrutamos, ensin idees nin ganes de teneles. Como si se tratare de tapar un bache o rellenar un furacu. Y asina tán acabando con una ciudá na que prestaba vivir, faciéndola cada vuelta menos personal. Como son ellos, claro. Que toquen, pues, les campanes por aquella Begoña que fue, y que yá nun ye. Como tantes otres coses que tán de la mano d’unos inútiles.