close
Rubalcaba

Rubalcaba

Cuando taba en primero de carrera, estudiando en Bilbao, tenía una moza en Ferrol que vivía na cai Rubalcava y a la qu’escribía puntualmente. “La primera con b y la segunda con v”, dicíame pa que nun me confundiere al escribir el sobre. La cosa nun progresó afayaízamente porque d’aquella había 23 hores de viaxe en tren, con tresbordos en Venta de Baños (o Miranda d’Ebro) y en Betanzos. Nun tenía futuru. La siguiente vegada que vi escritu’l nome correspondía a un políticu del PSOE y escribíense les dos con “b”. Como tuvo un dilatadísimu percorríu políticu, acostumbreme a  velo escrito asina, en perxuiciu de la mio moza ferrolana a la que nunca nun volví a ver y qu’andará agora pola edá de xubilación.

La prensa asturiana siempre lu trató mui bien, por aquello de que veraneaba en Llanes y, a falta de ministros asturianos, valíen mesmamente los importaos. En cualquier casu él tamién fizo muncho por ello: yera amigable, simpáticu, intelixente y tenía pa min una cualidá impagable: Entendíase lo que dicía. Digo esto porque munchos políticos nun faen más que farfullar, con un mou d’espresase, de pallabra y por escrito, dafechamente llamentable. Nun digamos yá los que lo faen a posta, por aquello que’l discursu que nun s’entiende paez que ye más cultu. A Rubalcaba entendíase-y too, pa lo bueno y pa lo malo, que de too hubo.

Agora que muerre hai una especie de consensu de la so valía, cosa que na so vida nun paecía tan claro porque-y dieron bastante lleña, sobre too cuando quixo competir pola Presidencia del Gobiernu escontra’l PP, unes eleiciones que perdió. De tolo que se diz estos díes sobre la so figura quédome colo qu’escribieron dos contrarios a él. Les opiniones “de los de casa” paécenme menos meritories, por obligaes. Una ye un guapísimu artículu de Mariano Rajoy, publicáu n’El País (y llueu n’otra prensa), que lleva por títulu: “Un rival admirable”. Nun tien desperdiciu y descubre que Rubalcaba fue una gran persona, pero sobre too que don Mariano tamién lo ye. Nunca pensé que yo fuere a escribir esto, pero asina ye. El segundu artículu ye’l d’Íñigo Urkullu con un títulu n’euskera: “¡Goian bego!”, una especie de Descanse en paz, nel que se reconocen los munchos méritos del políticu socialista en rellación al País Vascu. Un escritu guapu y sentíu.

Y yá una observación final que tamién retrata munches coses: tolos partíos políticos suspenden la so campaña en señal de llutu… a esceición de Vox. Amás de fachas, maleducaos. Ellos y, claro, los que los vayan a votar. Porque tamién esto crea escuela.
(Semeya: Psoe)