close
¡Rumbo a Panamá!

¡Rumbo a Panamá!

2016-04-10407Visitas

Bandera pirataLos que lleímos y esfrutamos con aquelles noveles y películes de pirates, recordamos cola memoria permanente de la mocedá aquellos gritos de los capitanes que dicíen: «Rumbo a Maracaibo», «Rumbo a la Islla Tortuga» o «Rumbo a Panamá» y pa ellí diben corsarios, bucaneros y pirates a abellugase y a comerciar al marxe de la llei. Munchos sieglos depués, volvemos a sentir los mesmos gritos y c0les mesmes intenciones: ¡Rumbo a  Panamá!, a abellugar los capitales, a enriquecese al marxe de la llei. Los nuevos pirates nun se llamen Barba Roja, Barbanegra, Drake o Morgan, llámense Pilar de Borbón, Putin, Vargas Llosa, Messi, Pujol, Almodovar, Domecq, Macri, Le Pen… o seya, xente de l’alta sociedá, xente «guapa» y rica.

Y un yá empieza a tar fartu de ser el paganini de toos estos sinvergüences, qu’ocupen los papeles y les televisiones, que gobiernen o tán al llau de los que lo faen, y que siempre, al marxe del color del gobiernu de turnu, arréglenseles pa sacar tayada y non contribuyir na so xusta proporción a la bona marcha del país. Y un empieza tamién a tar fartu de que la famosa Facienda, que yá tienen la desfachatez de dicir que «nun somos toos», nos trate a unos como presuntos delincuentes y nos fisgue hasta el menor gastu que podamos facer y a otros-yos dea «bula» pal ayunu y l’abstinencia.

Mui cerca ta tovía la polémica sobre les multes millonaries que tienen que pagar los que tán xubilaos y publiquen unPilar de Borbón llibru o dan una conferencia, cola amenaza de quita-yos una pensión que llograron depués de trabayar y cotizar a lo llargo munchos años. ¿Pero en qué país (mundu) de mierda tamos en que s’estafa cola mayor impunidá a les arques del Estáu ensin que se pierda siquiera la nacionalidá… Porque toa esa magaya tendría de ser «apátrida», como lo yeren los verdaderos pirates (non Sir Francis Drake que taba subvencionáu por Inglaterra) y facíen gala d’ello: «Que es mi barco mi tesoro, que es mi dios la libertad, mi ley la fuerza y el viento, mi única patria la mar». Lloñe d’ello, muncho me temo que toa esa «canalla» va siguir teniendo’l mesmu reconocimientu social qu’hasta agora. La xente volverá a aplaudir a Messi diciendo que ye’l meyor. Volverán a  les películes d’Almodovar, un direutor «mui modernu», y mercarán el «Hola» y el «Lecturas» porque sal la Presley col Vargas Llosa y tán guapísimos, y siguirá reinando la familia Borbón pese a les sos feloníes históriques.

Un día llevé al mio sobrín, cuando yera neñu, a ver una peli de Supermán, desplicándo-y lo bonu que yera y tolos poderes que tenía. El casu fue que, por coses del guión, na primer parte de la peli el superhéroe taba llevándoles de los sos enemigos, los malos. Hasta que’l mio sobrín vuélvese a min y entrúgame cenciellamente: «Oye, ¿y Supermán cuándo gana?» Recuérdolo agora porque da la impresión de que nosotros, como Supermán, paez que tampoco ganamos nunca.