close
Salú democrática

Salú democrática

La moción de censura qu’acaba echar del gobiernu (y paezme que de la política) a Mariano Rajoy nun ye sinón un sanísimu exerciciu de salú democrática. Somos mui daos -nun m’escluyo- a criticar a esti país porque camentamos qu”entovía siguen en pie vieyes estructures, atrasaes, que torgan los avances sociales, económicos y sociales. Que nun llegamos a ser, pese a los más de cuarenta años de llibertaes, una sociedá dafechamente moderna. Que nun confiamos na clas política (motivos dan), nin nos xueces (idem). Pero, dacuando, hai dellos socesos que te faen cambiar d’opinión. Igual ye que les coses tienen el so ritmu, que nun siempre coincide col de los nuestros deseyos. Esti momentu ye un d’esos nos que paez que sí somos una sociedá seria y madura… y democrática.

Sé, y sélo mui bien, que’l fechu de que güei s’echare del gobiernu a un grupu de “apandadores” (que diría’l Pato Donald) nun significa más qu’eso: que’l PP yá nun ta nel  gobiernu. Porque la situación futura amuesa ser mui feble y delicada. Un equilibriu inestable que, en cualquier momentu, pue dir a “tomar vientos”. Ye igual. La lleición de güei ye que too tien un rebosaderu. Que nun se pue estar indefinidamente incumpliendo les lleis, robando, engañando y, pa enriba, con un grau de soberbia, de grandonismu, de chulería que son un insultu a los ciudadanos d’esti país. Asina, l’actuación l’otru día, nuna comisión parllamentaria,  de la Ministra del Exércitu (yá ex) y secretaria xeneral del PP, Mª Dolores de Cospedal, sobrepasó la llinia d’esi rebosaderu con una actitú tal de prepotencia, de despreciu a los representantes de los ciudadanos y a la clas xudicial, que me dio voltures escuchalo. Namás por eso yá merecía marchar pa casa.

Repito. Güei barrióse la povisa acumulada, la mierda de los requexos. Abriéronse les ventanes de par en par y, nun exerciciu constitucional y democráticu (sí, Rafael Hernando, bocayón), prodúxose un cambiu que punxo pates p’arriba la situación política española. Nun sé cuánto durará, si será un espeyismu o un polvorón d’esos que se desfai cuando lu metes en llechi. Pero esti día pasará a la Historia, y asina s’estudiará nes escueles, como’l día de la dignidá democrática. Y un apunte final. Nesta moción de censura hubo dos perdedores: el PP, claro, pero tamién Ciudadanos, un partíu con ansia de poder, que nun supo esperar el so momentu y, cegáu poles encuestes, quixo quemar etapes pa llegar a gobernar. Pero escaeció que, en vez de ver cómo les coses se pudren soles, hai qu’ayudar a rexenerales. La xente tardará en perdona-yos que se punxeren -queriendo o ensin querer- del llau de los corruptos.
Semeya: El País.