close
¡Ta siempre, Macorina!

¡Ta siempre, Macorina!

2012-08-07Chavela Vargas471Visitas

Pásame con dalguna xente que, cuanto más mayor se fai, más atraición tien pa mi. Por ello, siempre preferí a la Romy Schneider de la última época, poco enantes de suicidase, qu’aquella mocina que trunfó cola «cursi» Sissy emperatriz». Y podría poner otros exemplos. Chavela Vargas ye un d’ellos. Esa voz rota, aguardentosa, fartuca d’alcohol y otros munches coses, yera capaz de poneme los pelos de punta cada vuelta que la sentía. Chavela nun cantaba, yá nun tenía voz pa ello. Pero esi decir melódicu y ensimismáu, esa «quexa» que salía del so gargüelu, llegábame hasta lo más fondo del coral. Porque, amás, sabíes que tolo que te cuntaba, toles lletres que n’otres voces seríen impostaes, n’ella yeren dafechamente verdá. Los amores francíos, el beber pa olvidar, la tristura d’otra nueche solitaria más… too me sonaba a sentío, a vivío. Güei pongo, una vez más, esa maravía de canción del maestru José Alfredo Jiménez, «Tómate esta botella conmigo/ y en la última copa nos vamos/ quiero ver a qué sabe tu olvido/ sin poner en tus ojos mis manos…» y siento l’autenticidá de lo que canta Chavela. Otra despedida más, sólo qu’agora ye la última. ¡Oxalá que por fin alcuentre la paz que nun tuvo en vida!

Leave a Response