close
Taba yo planchando…

Taba yo planchando…

2012-05-04382Visitas

Taba yo esti día planchando una d’eses interminables colaes de ropa blanco, yá sabes, sábanes, calzonciellos, toballes, ropa menudo… y na SER namás que poníen forros de la crisis y su santa madre, y de cómo gastemos más de lo que teníemos (!), y qu’agora vamos tener que pagar delles coses de la sanidá, como la estancia, les comides, los cafés de la direición y que vamos tener que llevar nosotros les camilles de casa, y los camisones abiertos pel llombu, y too eso… Hasta que yá, aborrecíu del mundu, de les sos pómpares y de les sos obres, (eso abúltami que yera del demoniu) decidí cambiar el botonín de la radio y pasalu pa los CDs. Rebusqué ente’l mio fondu musical, onde lo más nuevo deben ser los Beatles (1ª dómina), y atopé xusto la música que necesitaba. Un discu de folk americanu de los años 1950-60 con aquelles canciones que se llamaben «de resistencia». Y mentantu sentía cantar a Woody Guthrie (Cigarettes, whiskey and wild, wild woman), la maraviosa We shall overcome en boca de Pete Seeger y Where have all the flowers gone nos gargüelos duces y acompasaos de Peter, Paul and Mary, el mio espíritu principiaba a elevase al altor de la llámpara del techu. Asina que, con renováu puxu, acompañé les voces ñáñares de Seeger, Guthrie, Lomax y Hawes cantando El quinto regimiento («con el quinto, quinto, quinto, con el quinto regimiento»… música de el Vito, ya sabes) pa desembocar, cuasi por obligación, nel siempre recordáu Nun nos moverán cantáu por Joan Baez. Equí, yá, la voz tremaba penriba de techos y parés, dispuestu a enfrentame yo solu, o na compaña d’otros, cola crisis, col capitalismu, con Rajoy, col Fondu Monetariu Internacional y con Rouco Varela, que siempre figura ente les mios esmoliciones de cabecera. Lo malo fue que, cuando la cosa taba ya nel so másimu altor, y m’alcontraba nel picalín del mundu, sentí que’l vecín, que nun quería collaborar, taba picándome cola escoba, al tiempu qu’un fondu golor a camiseta quemada principiaba a enllenar la cocina. Un final demasiao prosaicu pa unos momentos de tan gran esaltación. Desenchufé la plancha, pero quedéme pensatible imaxinando si nun tará llegando, otra vuelta, el momentu de volver a les canciones de «resistencia» y al «nun nos moverán». Abúltame que nun taría de más porque, la verdá, tán moviéndonos demasiao. ¿Nun te paez?