close
Tal día como güei…

Tal día como güei…

2011-04-1314 abrilRepública568Visitas

bandera-republicanaTal día como güei, d’hai 80 años, el pueblu español acostóse monárquicu y llevantóse republicanu, pero nun fue fácil. Atrás quedaben años d’ignominia. De reis absolutistes, de Borbones ensin dignidá. Alfonso XIII, un de los peores, abrió la puerta al franquismu. Como bien diz Raul Morodo, la Dictadura de Primo de Rivera supón l’aniciu, políticu ya ideolóxicu, del réxime del Xeneral Franco. La República fue un paréntesis na Historia d’España. Una dómina que, con tolos sos defeutos, propios y ayenos, supunxo un momentu en que se fixo realidá un proyeutu políticu llaicu, progresista, igualador. Separtáu de cures y militares. Fue conocida como «la República de los intelectuales», pola importancia qu’estos tuvieron nel Parllamentu (llegaron a tener grupu propiu, la «»Agrupación al servicio de la República» que cuntó con 13 diputaos, ente ellos Ortega, Fernando de los Ríos, etc.), pero tamién nos socesivos Gobiernos, na Prensa (diarios, revistes culturales…) Una xeneración inimitable que, na so gran mayoría, fue favorable a la República a la que defendió, nalgunos casos inclusive coles armes, como ye’l casu del gran Miguel Hernández. Nomes como Machado, Alberti, Lorca, Salinas, Cernuda, Sender… punxeron la so pluma y’l so trabayu en favor d’un sistema que, dende que nació, fue acosáu y combatíu poles fuerces de la reaición, los grandes latifundistes, la ilesia y l’exércitu. Finalmente, cola axuda de Hitler y Mussolini, y la vergoñosa actuación de les llamaes «democracies europées», fue derrotada y toda esa xeneración, nunca vista antes na historia d’España, marchó pa la muerte o l’esiliu.

Cúmplense, agora, ochenta años d’aquello. D’aquella esperanza nuevamente esbayada. Hai xente que diz que larepublica República nun ye importante, que nun da más que gobierne otru Borbón, por cierto, puestu nel tronu pol Dictador saltando penriba del llexítimu herederu (don Xuan, so padre). Que lo importante ye qu’haya democracia parllamentaria, partíos políticos y too eso… Ta bien que lo haya, pero España nun sedrá realmente democrática hasta que tolos puestos políticos, dende’l primeru hasta l’últimu seyan elexibles. Y el de Xefe del Estáu, por poques atribuiciones que tenga, tovía les tien. Y una mui importante, la de la representación del País. Yo nun quiero que me represente una persona que, como una pervivencia del pasáu, tenga nengún derechu de sangre. Sobre too, si esi sangre ta tan contamináu como’l de la dinastía que nos manda. Yo nun quiero ser súbditu, sinón ciudadanu.

¡PUXA LA III REPÚBLICA!!!