close
Taurinos y antitaurinos col cuchiellu ente los dientes

Taurinos y antitaurinos col cuchiellu ente los dientes

Bandera d'AsturiesLa guerra nun ye nueva, y en dellos sitios acabó cola derrota d’un de los dos bandos. Por exemplu en Cataluña, onde trunfaron los «anti» por goliada: prohibieron los toros dafechu. En cambiu en San Sebastián, que taben prohibíos, acaben llevantar la prohibición: ganaron los otros. Nuna griesca na qu’hai gritos inclusive de «asesinos», hai que tener munchu cuidáu pa metese, porque toos anden como los pirates: col cuchiellu ente los dientes.

Pero dalgo podremos opinar los que dexamos les armes en casa, anque lo más fácil ye que quedemos mal colos dos bandos. Bueno, qué vas facer. Hasta na Guerra Civil hubo eso que dalgunos quixeron llamar «la tercera España», que yera una vía alternativa a la de dase garrotazos como nel cuadru de Goya.

Asina yo reconozo tener dío a los Toros na mio pecaminosa xuventú, con unes entraes que me regalaba mio padre y que yeren pa dalgunos buenos clientes que llueu nun diben. Igual yeren de los «antis». Y reconozo tamién almirar el valor de los toreros -dalgún como Miguel Baez «el Litri», cuasi suicida- el cromatismu de la «fiesta», la nobleza del animal y toos esos tópicos que, pesie a too, guarden dalgo de verdá. Y yá de mayorín, lo cuál tien menos disculpa, acúsome de tener visto dalguna corrida pola Tele y tar la mar d’entreteníu columbrando dalgunos «lances» del toreo. ¿Soi, entós, de los taurinos? Pues paezme que non. Porque inclusive naquellos momentos refugaba, y a veces con profundu desagráu, la «escabechina» que se facía colos toros, el sangre derramao, les puyes, banderilles y espades que se-y clavaben… Yá sé qu’esto ye una contradición, porque nun pue, al tiempu, prestate una cosa y aborrecela. ¿O sí? En cualquier casu asumo la mio contradición -una más-nel casu taurinu.

Ensin embargu la verdá ye que toi más bien col ilustre Xovellanos, que s’asitiaba a la escontra del llamáu espectáculu, y asina afirmar, con elli, que ye una fiesta que nun tien nada de festivo y entovía menos nada que ver colos asturianos. Otres barbaridaes cometeremos, claro. Total que llegaos a esti finxu doime cuenta de que nun dixi nada. ¿Sí, pero non? Pues igual. Anque sintiendo falar al empresariu del Bibio ta claro que nun podemos tar nel mesmu bandu. Pero tampoco toi d’alcuerdu con esos que defenden «los derechos humanos de los animales». Home, los animales tienen derechos, pero nunca serán humanos. Anque la mio perrina Deva ye meyor que munchos de la mio raza. En fin, esto ye tolo que se m’ocurre metanes esa guerra qu’entovía tien munchu percorríu. Veremos.