close
Tito Vilanova

Tito Vilanova

2014-04-26Tito Vilanova453Visitas

Tito-Vilanova-_Marchó en silenciu. Un silenciu que contrasta col xaréu mediáticu que s’entamó al so alredor, onde hasta los sinvergüences que’n vida lu maltrataron -llease’l «señor» Mouriño- danse agora güelpes de pechu diciendo lo bonu que yera. Lo malo ye que’l mundu ye mui pequeñu y conocémonos toos.

Túvolo too pa trunfar porque, pa un catalán y catalanista como elli, el fechu de llegar a entrenar al Barcelona yá ye trunfar na vida. Pero siempres hai que cuntar cola «Vieya», esa que lleva la gadaña nes manes y decide -ye un dicir- a quién-y toca esta vuelta. Faime gracia que cuando dalguién carez d’esa enfermedá tan mortal que ye’l cáncer, hai medios de comunicación que dicen que «lluchó valerosamente» escontra ella. Toos los afeutaos -y yo sé dalgo d’eso- «lluchen» escontra esi mal que los consume. Toos siguen les instrucciones que se dan pa estos casos, y toos piensen, llóxicamente, que van poder salir p’alantre. Llueu unos consíguenlo y otros non, pero los que nun lo consiguen nun ye por falta de «llucha», sinón porque’l mal nun-yos lo permite. Equí nun valen los voluntarismos. Tito fue un d’estos últimos: la «Vieya» nun-y lo consintió. Nun tuvo tiempu a escribir llibros cuntando la so llucha, nin a facer declaraciones de cómo se sal d’esto. Marchó -repito- en silenciu. Y anque sólo rozó’l so suañu colos deos, igual eso-y abastó pa colar d’esti mundu con media sonrisa nos llabios. ¡Oxalá qu’asina fuere!