close
“¡Todos a la cárcel!” Como Berlanga

“¡Todos a la cárcel!” Como Berlanga

El xenial Berlanga filmó “Todos a la cárcel” allá polos años 90 del sieglu pasáu. Si’l probe llevantara la cabeza vería que cerque tuvo d’acertar col guión del Process: tamién toos a la cárcel. Ensin embargu nun ye cosa de coña  lo que ta pasando. Ye serio, mui serio. Nun sólo eso, sinón que les coses paez que tán engafentándose entá más, lo cuál yera difícil d’imaxinar.

El problema catalán, porque problema ye y nun d’anguaño sinón de va munches xeneraciones, ta nesti momentu tan complicáu, tan enguedeyáu que dalgo que podamos dicir agora pue quedar desmentío o fuera de contestu dientro un par d’hores. Abaste que yo diga nesti intre dala cosa pa que, a lo meyor, quede avieyucao o contradecío mañana mesmo. Aún asina, dalgo habrá que dicir al rodiu de lo que ta pasando, anque namás fuere por tratar d’atalantalo unu mesmu. A vegaes, pa entender una cosa hai que dicila n’alto o escribila. Ye lo que faigo yo agora.

Lo primero que se m’ocurre ye que’l señor xuez Llarena, con tolos respetos que’l so cargu nel Tribunal Supremo me merez, ta metiendo la pata. Seguro qu’aplica xustamente “la lletra” de los supuestos delitos cometíos (de momentu “supuestos”, pues tamos na fase d’instruición y entovía nun hubo xuiciu), pero anque asina fuere, pienso que les lleis, toles  lleis, tienen d’aplicase, non nel aire, nin la estratosfera, sinon nun contestu concretu. Y esi contestu tien que, de dalguna manera, “modelar” esa aplicación de la llei por motivos más altos. Igual toi diciendo una barbaridá xuridica, y la llei tien que prescindir del contestu,  fuere cual fuere. Pero sí ye asina, flacu favor facemos a la sociedá a la que pretendemos defender coles lleis, porque d’eso se trata ¿non? que les lleis defiendan, abelluguen, protexan a los ciudadanos. Ye más: yo pienso que sería meyor dexar a estos políticos catalanes, los del Process, en llibertá n’espera de xuiciu, anque pudieren fugase, que metelos a toos na carcel por nun asumir esi riesgu. Si fuxeren al  estranxeru, en dexándolos en llibertá condicional, sería un mou d’aceptar la so culpabilidá. Si los meten na cárcel, n’espera de xuiciu, tarán faciéndose mártires a políticos qu’igual nun lo merecen y sublevando a los dos millones y mediu de catalanes que los votaron.

Nes llamaes “redes sociales” (yo ando por Facebook y  dalgo lleo) ta diciéndose que los xueces nun son independientes, que nun hai separtación de poderes, y que trabayen al dictáu del gobiernu del PP. Eso ye una cosa tan absurda que podría desmontase falando de toles causes xudiciales nes que tán inmersos los del PP, la xente que tienen na cárcel y los que puen dir en tiempos cercanos. Si hubiere connivencia colos xueces, nun habrían dicho d’ellos (del PP) que yeren una organización pa delinquir, etc. etc. Non, el que’l xuez meta (al mio  modestu talantar) la pata, y encone entá más la situación política en Cataluña, al PP nun-y vien nada bien, valga la cacofonía. Tolo contrario. Pensar que les decisiones de los xueces, nesti casu Llarena, vienen del gobiernu del PP ye un absurdu. Como absurdu ye tamién dicir como se dixo -creo que fue’l propiu xuez- que lo del Process yera tan golpe d’estáu como’l 23 F. Cenciellamente porque lo del 23 F fue con xente armao con metralletes, y lo del Process fue, por importante que fuere, con pallabres y papeles. Hai una diferencia ¿non?

En fin, los del Process empantanáronse ellos solinos nuna caleya que nun tien salida. Pero pa normalizar les coses habría qu’intentar ayudalos a salir d’ella, y non aprovechar pa fundilos un poco más. Nun se trata de quita-yos les responsabilidaes que pudieren tener cometío, el posterior xuiciu lo dirá, pero mentanto habría que tener más cuidáu con unes sentencies que, en llugar de favorecer les coses, traten d’engafentales entovía más. Pa eso nun queremos ayuda.