close
Toos contra Podemos

Toos contra Podemos

PodemosLos vieyos políticos, esos que viven apalancaos nes sos poltrones gociando de los privilexos de los cargos o ex-cargos, los del aforamientu y les cuentes en casa Dios. Los periodistes resabiaos, que venden la so pluma/ordenador al meyor postor. Los responsables de les cadenes de televisión que filtren a «tertulianos» con carta blanca pa mentir y difamar… Toos s’axunten contra un grupu nuevu, formáu por xente salida del propiu pueblu (yá sé qu’esto ye un tópicu masuñáu, pero ye un mou de falar), un grupu que güel a pan fresco, lloñe de los fedores de los que viven del poder (al nivel que seya) y de la calumnia. Y la entruga que surde ye: ¿Y por qué esta xabaz campaña? y el por qué qu’a min se m’ocurre ye que, pesie a toos esos pautos que falen de «Regeneración» y «Transparencia» y otres mandangues, esos pautos que dicen querer los de la Gürtel, o los de los Eres, lo cierto ye que lo que traten ye de zarrar el pasu a una verdadera renovación de los vieya clas política y, penriba de too, a una forma distinta de facer les coses.

Dende’l mio modestu talantar, los que nesti momentu representen a Podemos enquivóquense entrando al trapu que-yos pon la vieya guardia pretoriana. Los defensores d’esti sistema caducu, amortizáu, nel que los probes ca día son más probes y los ricos sonlo muncho más. Nel que manden les grandes multinacionales, los poderes na sombra y les fuercies más reaicionaries. Toes eses apaiciones nos programes nos que gana’l que más fuerte glaya, el que diz la mentira más gorda, nun traen nengún beneficiu pa un grupu que debiere tar al marxe de too eso. El trabayu hai que lu facer dende otros púlpitos, n’otros espacios, anque tenga de ser na cai, nes redes sociales o nos actos qu’ellos mesmos puedan convocar. Porque entrar nel xuegu suciu ye un mou d’emporcate tu tamién, anque tengas la razón. Cualquier rempuesta que se dea, a cualquier acusación mentirosa, encartia a la so vez pa una nueva acusación mentirosa y asina hasta l’infinitu. Como’l «cuentu de la bona pipa».   Que se queden solos nes sos tertulies, que difamen y glayen al alto la lleva. Hai silencios ominosos que falen por sí mesmos, y nun convien rebaxase a discutir con periodistes o seudo-periodistes, políticastros o seudo-politicastros de determinaes tribes. Hai que xubir el llistón y emplegar les fuercies no que verdaderamente importa. Lo que la xente reclama dende la cai. Y llevalo al Parllamentu Européu pa que se sienta, anque non guste, y en cuantes se pueda, al Parllamentu Español. Lo de los programes de la tele hai que lo curiar muncho pa nun desgastar nin a les persones, nin a les causes que defenden.