close
Treinta días sin deporte

Treinta días sin deporte

2011-11-06414Visitas

Como tolos meses, equí vos dexo l’articulín, siempre polémicu, d’Antonio García Oliva sobro’l tema del deporte. ¡Qué vos preste!

                                             LA CARA OCULTA DEL DEPORTE.

                                                                                                                  Por Antonio García Oliva

 

                                           toni-schumacherPara una persona como yo que ha dedicado casi toda su vida al deporte, es difícil escribir sobre un tema como el de hoy, en el que trato uno de los aspectos  menos conocidos, u ocultos, del deporte. Su lado más oscuro.

 

                                          Cayó en mis manos por casualidad, un interesante libro deportivo, editado en Alemania, que trata de las memorias del aquel magnifico portero de futbol del equipo del Colonia y, como no, de la selección Alemana, Toni Schumacher. En él, nos cuenta su vida deportiva y todos sus problemas, con pelos y señales, tocando temas tan delicados como la violencia en los campos, el doping, las lesiones y “la nueva basura”, que añado yo por mi cuenta, de los  partidos amañados, de los resultados preparados a base de comprar al arbitro, al portero contrario, o bien a todo el equipo, previo acuerdo con su club. Vamos, toda la bazofia que  comienza a aflorar en una actividad donde, el dinero de los aficionados, y sobre todo de las televisiones, la han convertido en un negocio muy floreciente y lucrativo.

 

                                           El ágil y duro cancerbero teutón, comenta sin ningún tapujo, como cuando era un jugador juvenil del Colonia y tenia un coche R-5, llevaba como chófer a alguna de las figuras del equipo profesional a visitar a un medico especialista en doping, para que se pinchasen o tomasen pastillas, antes de los partidos decisivos del club y a escondidas del mismo. Luego, acababan habituándose y no podían prescindir de estas ayudas farmacológicas tan nocivas Hablamos de anabolizantes, anfetaminas y esteroides, que sirven para engrosar los músculos, o para  facilitar más resistencia ante el cansancio. Incluso se tomaban un conocido jarabe para la tos, cuando no la tenían, porque llevaba Efedrina, que era un droga que servía para recuperarse más rápidamente. Así luego venían como consecuencia, las lesiones graves. Se pierde la medida del limite del propio organismo, y los músculos, y sobre todo las articulaciones, no aguantan los excesos a los que están sometidos continuamente y se rompen. Eso por no hablar de sus secuelas psicológicas, porque las fracturas se acaban curando con el tiempo, pero la mente no, pues se quedan en forma de miedos y traumas que debilitan al deportista y nunca se llegan a curar del todo. Éste es un tema muy serio en el actual  devenir del deporte, desde que los fichajes multimillonarios hicieron su aparición en las canchas y estadios del mundo.dopaje

                                             Lo mismo ocurre con el amaño de partidos, para favorecer los resultados de las quinielas deportivas, o en los descensos de los equipos a categorías inferiores que pueden suponer  la casi desaparición de algunos clubs. Y sucede ahora en todo el mundo, desde que aparecieron las casas de apuestas por Internet. Algunas  serias y honradas, pero  otras tramposas y delictivas que mueven muchísimos millones. Ya en el siglo pasado existían los conocidos “tongos” en el boxeo profesional, donde las mafias pagaban al favorito para dejarse perder y favorecer sus  apuestas con el teórico perdedor. El cine clásico norteamericano tiene varias obras maestras con este tema de fondo.

                                           Si se recuerdan, hace unos años en Italia hubo un escándalo mayúsculo por los resultados amañados en algunos encuentros, que acabó con el cambio del Campeón, el descenso de la Juventus de Turín a la Segunda División italiana, árbitros juzgados y encarcelados, y directivos cesados de sus privilegiados puestos. Aquí en España se pasó sobre este “follón” de puntillas, no fuera a ser que alguien sacara conclusiones. Mas tarde ocurrió en Grecia y hace unos pocos meses en Turquía. Los escándalos se suceden de un país a otro ¿Y que pasa en España? Pues todas las jornadas hay  resultados anómalos y  goles fantasmas, que hasta ahora eran la excepción anecdótica, pero que ahora habrá que seguirlos y perseguirlos con lupa. No se ha de tardar mucho para que en nuestro país surja también este tema. Hay demasiado juventusdinero en juego para que los sinvergüenzas no metan la mano.

                                              En deportes como el Ciclismo o el Atletismo mas vale no entrar. Los casos de gente tan libre de sospecha como Perico Delgado o Contador y  llevan la polémica detrás de ellos, por eso los medios de comunicación franceses no paran de decir que los éxitos actuales del deporte español están enturbiados por la sombra del doping. En parte es envidia por el estado del deporte en España, pues hace unos años los franceses nos ganaban en casi todo y ahora solo en balonmano, y no siempre. Pero algo puede haber. De momento, lo que  estamos viendo es una campaña de spots televisivos contra el dopaje, con gente como Iniesta, Nadal o Vicente del Bosque  a cargo del bolsillo del Comité Olímpico Español. Para prevenir futuros desmanes en nuestra juventud. ¡Está muy  bien!

                                               Pero las apuestas por Internet están creciendo como la espuma y en la Red hay mucho camelo y mucho sinvergüenza dispuesto a forrarse aunque sea haciendo trampas. O sea que controles y no  bajar la guardia. Nos  jugamos el prestigio deportivo de este país que siempre tuvo fama de fulleros, buscavidas y tramposos. No hay mas que leer a nuestros  clásicos.