close
Un bon asturianu

Un bon asturianu

2012-05-08404Visitas

Sorpréndeme’l fallecimientu de Sergio Marqués trabayando na cocina. Siento l’anuncia na SER y dexo los cacharros p’asimilar la noticia. Nel intre entérome de los detalles. Llaméntolo mui daveres pues yera Sergio una persona que me cayía bien. Conocílu nel vieyu Institutu Xovellanos cuando los dos yéremos mui neños. Él más que yo. Puedo dicir qu’estudié ente dos presidentes del gobiernu asturianu: Tini Areces diba un cursu más alantre que yo y Marqués dos detrás. Yera d’aquella un «nenón» al que recuerdu grandón y de pantalón mui curtiu, y siempre andaba con un grupu de collacios abeyando al rodiu de don Felix Suárez Pola, el que fuere sustitutu de don Enrique García-Rendueles na xera de Relixón. Conocí tamién a Elena, la que llueu fue la so muyer, que yera amiga de la mio hermana Marta y diba a los nuestros «guateques». Siempre me paecieron dos bones persones. Cuando llueu se dedicó a la política tampoco nun m’estrañó muncho que s’afiliare al Partíu Popular, y que dende ellí xubiera pasu ente pasu hasta los puestos cimeros. Yera un rapaz llistu y trabayador. Y dende la mio gran distancia ideolóxica, siguí la so engarradiella con Cascos, siendo Presidente del Gobiernu Asturianu. Un momentu, aquel, onde Marqués supo marcar les distancies colos chanchulleros de Madrid (Cascos yera Vicepresidente del Gobiernu d’España) y poner los intereses d’Asturies penriba de los del partíu. Aquello, a los mios güeyos, absolviólu de cualquier otru fallu que pudiere tener, suponiendo que lu tuviere. La creación d’URAS fue l’últimu coletazu políticu de Sergio Marqués, un partíu que, como tolos que se creen al rodiu d’una sola persona, tán condergaos al fracasu, por más que durante un tiempu paezan rellumar nel firmamentu políticu.  

Asina que, agora que m’entero del so fallecimientu, nun dexo de llamentalo pues creo que Marqués, amás de ser una bona persona, yera tamién un bon asturianu que, al marxe d’ideoloxíes, supo cumplir cola so obligación pa col País nun momentu en qu’ igual lo más fácil fuere dexase llevar y siguir «arreyáu» a la poltrona. Nun sé cómo reaicionaríen otros nel so casu. Descanse, pues, en paz Sergio Marqués, y el mio más sentíu pésame pa la so muyer Elena.