close
Un cañicón na cárcel

Un cañicón na cárcel

2012-02-21Estudiantes valencianos466Visitas

estudiantes-valencianos-2Les recientes manifestaciones de los mozos estudiantiles de Valencia, son otru rayu de lluz nel prietu panorama de la España actual. Primero fueron los indignaos (qu’agora tán mui silentes); esti domingu pasáu cientos de miles de trabayadores que salieron a la cai a protestar; y estos díes esos rapazos del Institutu Lluis Vives que con valentía, y enllenos de razón, ocuparon cais y places de la so ciudá quexándose de la so situación educativa (que ye la de tol país).  

Como asocede munches veces, son pequeñes coses les que disparen grandes consecuencies. Y ye que ta too ehí, dientro de caún de nosotros. Vamos axuntando, atropando, acumulando, tragando con una recatafila de «palos» que vamos llevando (y refiérome agora a los «palos» metafísicos, non a los físicos, que polo visto tamién hai…) hasta qu’un día: ¡plaff! por una babayada, ún españa y ármase la de coyer. Pasó en mayu del 68 en París, en que na Universidá de Nanterre, nes afueres de París, principió una protesta porque nun dexaben pasar a los acompañantes de los residentes ellí, y ya vimos en qué finó too aquello.

La protesta de los rapazos valencianos emprimó por una cosa perpequeña, anque xustificada: nun íviernuestudiantes-valencianos-4 dafechamente crudu, nun teníen calefaición nel institutu. Eso produxo una xuntanza na cai, delantre la puerta del colexu, asitiáu al delláu de la Plaza Mayor. Les pancartes que llevaben poníen: «Más calefaición, y menos corrupción». Nun hai que desplicar que la Comunidá Valenciana ye una de les que más casos de corrupción tien, y que tán na memoria de toos. Como siempre, los encargaos del «orde públicu» meten la pata y carguen d’un mou descomanáu escontra les concentraciones de mozos y moces del institutu. Hai feríos, deteníos y acusaciones, fondes, escontra los antidisturbios. Les imáxenes que fuimos a ver nun desmienten les acusaciones, a la escontra, paecen desmesuraes hasta’l puntu de que’l propiu Ministru del Interior tien qu’acabar diciendo que «pudo haber» dellos escesos. Yá sabemos lo qu’eso quier dicir. Pa más aquello, el Comisariu Xefe de Valencia fala de los estudiantes como «l’enemigu». O seya que pa el nun son unos ciudadanos con unos derechos afitaos pola Constitución, sinón que son «l’enemigu». Vamos, esi paisano, y la so xefa, o seya la Delegada del Gobiernu, nun deberíen tar nin un minutu más nos so cargos. 

estudiantes-valencianos-3Too esto, por esa famosa llei d’aición-reaición, trai nueves concentraciones (internet funciona) y nuevos enfrentamientos. Rajoy, dende Gran Bretaña, pidi que nun se dea mala imaxe d’España. A mi paezme que ye tolo contrario: nunes circunstancies de desaliendu, de resignación, de desmovilización… l’actuación de los rapazos valencianos vien a dar una espléndida imaxe d’España. Ye la imaxe de dicir: «tamos equí y nun queremos siguir callando mentantu se nos desigua un país a güelpe de decretu». Porque la protesta de los estudiantes, anque ellos mesmos nun lo sepan, nin lo pretendan, va muncho más lloñe d’una cenciella reivindicación escolar. Nun momentu en que la sociedá española paez un «punching-ball» nel que toos son a golpiar, los políticos de la derecha (y son más que’l PP), los grandes empresarios, los bancos, les clases dirixentes europees que nun fain más que reñinos, como si nosotros tuviéremos la culpa de dalgo… nesti momentu, digo, esa protesta ye una forma de rebelión escontra too ello y toos ellos. Ye, yá lo dixi al empiezu, un rayu de lluz qu’habría que sofitar, como aquellos homes primitivos que nomaben al «guardian del fueu» pa que nunca nun se-yos apagase, porque suponía la vida de la comunidá.

Un comentarista de la SER dixo, falando mediu en broma de les revueltes de los estudiantes valencianos, que diba «a haber que poner columpios en la cárcel». Nun sé si lo dixo pa facer una broma, pero nun sedría mala cosa que, anque fuere por pocu tiempu, la cárcel s’enllenase de cañicones. Y que toos fuéremos, tamién, un poco estudiantes valencianos.