close
Un gran llogru de «Xuanín Quiniela»

Un gran llogru de «Xuanín Quiniela»

Pido perdón por adelantao por si dalguién se sintiere ofendíu pol títulu, porque’l «Xuanín Quiniela» del que falo nun ye otru que’l gran Papa Xuan XXIII. Pero toi seguru de que si él viviere, reíriase al sentir el mote que, al so nomamientu, púnxó-y esi «pueblu llanu» al que tanto quixo. Y ye que, un pueblu como’l nuestru, tan dau a tou tipu de xuegos, nun podía dexar pasar per alto eso de la «equis», «equis», «un», «un» y «un», como se marcaben enantes les quinieles. Y si nun fuere asina, si por un aquello pudiere paece-y mal, pído-y mil perdones allá auquiera que tea, anque por desgracia pienso que seya camudáu n’abonu pa les plantes del Señor.

Y llámolu grande (a don Xuan), nun pola so talla física, que tamién, sinón sobremanera pola enorme talla moral y espiritual que tuvo. Polo gran Papa que fue y lo qu’intentó facer con aquella Ilesia de los nuestros pecaos, que nun llevaba, nin al xuiciu suyu, nin al de los que d’aquella pertenecíemos a eso que llueu dio en llamase «cristianos de base», un rumbu mui atináu. Nosotros exercíamos la nuestra capacidá de crítica siempre que podíemos (y dalgún boicot ficimos a «mandamases» de la Ilesia oficial), pero él tuvo la gran valentía de convocar, na menos qu’un conciliu pa discutir sobre too ello. Un conciliu que munchos camentaron que diba a ser una llaceria, y que diba a llevar a la Ilesia Católica a la dixebra.

Y ye qu’esta Seronda cúmplense 50 años del Conciliu Vaticanu II, esi intentu del nuestru Xuanín de facer como na famosa copla de Rafael de León: «Abre puertas y ventanas que me de la luz del sol…», o seya, pasar d’esi oscurantismu medieval qu’entovía perduraba, a construyir una Ilesia moderna que, precisamente por ser moderna, volviere al primitivu mensaxe evanxélicu, dafechamente traicionáu per tantos años de clericalismu carca y represor. Y a fé que lo consiguió, porque munchos fueron los llogros algamaos pol Vaticanu II, y munchos más fueren si Xuanín nun se morriere antes de tiempu, y si los encargaos de siguir la so misión nun la dexaren a medies.

Ente otres munches coses, pasóse de dicir la misa d’espaldes al pueblu (¡qué gran metáfora!) y nuna «xíriga» que naide nun entendía, a facelo cara a la xente y na so llingua llariega. Dexóse claro que la xerarquía eclesiástica nun taba penriba de la pallabra de Dios, sinon al so serviciu. Que la Ilesia nun ye la Curia romana, nin esa mesma xerarquía eclesiástica, sinón lo que se llama’l «pueblu de Dios», o seya, los llaicos. Que, como diz mui bien González Faus, miembru de Cristianisme i Justicia, «los Derechos Humanos no son una pretensión orgullosa contraria a los «derechos de Dios», sino la forma como Dios quiere que se realicen sus derechos divinos«. Y otra riestra d’importantes avances que sedría mui llargo de detallar, d’ente los que surdió, por exemplu, la importantísima «Teoría de la lliberación», que tanta esperanza (vana) traxo pa llatinoamérica.

Aquel Conciliu Vaticanu II tuvo muncha oposición, enantes y depués. Ruxóse que’l conservador obispu de Génova, monseñor Siri, aconceyare con una docena de cardenales pa «deponer» al Papa por la «locura» de convocar un conciliu, como recueye nel diariu «El País» el teológu Juan José Tamayo. La conservadora Curia romana, quixo banciar del so llau les resoluciones del conciliu, preparando una riestra de documentos que llueu nun-yos sirvieron pa nada. Y hasta’l propiu Ratzinger llegó a escribir un llibru escontra’l sínodu, el mesmu qu’agora tien que festexar pol so 50 aniversariu. Coses veredes, mio cid.

La pena ye que munches d’eses conquistes, col pasu del tiempu fueron esbayándose y escaeciéndose, y nel momentu actual la Ilesia vuelve a tar somorguiada n’infinites contradicciones como entós, desdexando aquella sienda de tanta esperanza que marcare’l nuestru queríu Xuanín Quiniela. Aquel fíu de campesinos que llegó como un Papa de «transición», depués del cobarde intelectual d’alta alcurnia, Pio XII, y llegó a convertise nel meyor de toos ellos. Polo menos yo asina lu recuerdo.

P.D. Acaba de lleer la mio muyer esti comentariu y dizme que’l cuerpu de Xuan XXIII nada d’abonu. Que lu tienen embalsamáu nel Vaticanu y que, amás, vímoslu xuntos l’añu pasáu. Y ye que cuando patina la neurona…