close
Un Hércules uruguayu

Un Hércules uruguayu

2015-07-22416Visitas

GhiggiaSegún la mitoloxía griega, el que llueu va a ser el poderosu Hércules, nació llamándose Alcides o Alceo, n’honor al so güelu Alceo. Pero la fuercia d’esti colosu griegu, que dexaría tremando a la propia Ánxela Merkel, nada tien que ver cola superfuercia d’otru gran Alcides: l’uruguayu Alcides Ghiggia.

Y ye qu’acaba morrer l’últimu superviviente del llamáu “maracanazu”, aquel trunfu nel Mundial de 1950 d’Uruguay ante l’anfitriona Brasil, por 2-1. Tolos periodistes y aficionaos ellí presentes y los que lo siguíen pola radio (entá nun había tele) daben como ganador al equipu brasileñu que, nesa fase final del Mundial, goleare a Suecia (7-1) y a España (6-1). Porque hai que dicir que, en realidá, el partíu ente brasileños y uruguayos nun yera una final propiamente dicha, sinón l’últimu partíu d’esa serie final que se xugaba pol sistema de lliga, toos contra toos. Uruguay empatara con España (2-2), aquella España del famosu gol de Zarra a Inglaterra, y ganara pola mínima a Suecia (3-2), colo que a Brasil bastába-y l’empate nesi caberu partíu pa proclamase campeona, por aquello del “gol-average”.

Pero la sorpresa nun lo fue tanto. Uruguay yera un bon equipu, qu’inclusive ya ganare a los brasileños unos meses enantes (anque tamién perdiere con ellos) y tenía grandes xugadores, como’l capitán, Obdulio Varela, el fínisimu interior Schiaffino, que llueu siguió trunfando en equipos italianos, o el propiu Ghiggia, estremu que corría la llinia y centraba con precisión. Eso, xunto cola presión añadía de que los minutos pasaben y Brasil nun marcaba (nun lo fizo hasta’l segundu tiempu) y una mala tarde del so porteru Barbosa, fizo aquel milagru que, como digo, nun lo fue tanto. Y ye que l’afición brasileña taba bastante refalfiada y camentaben que diben ser campeones ensin baxar del autocar. Pero Uruguay siempre fue –y sigui siendo- un equipu mui guerreru, como lo amuesa’l fechu de tener ganaos varios campeonatos del mundu, siendo un país con menos habitantes que, por exemplu, la ciudá de Madrid.

Total que se nos morrió Alcides –Hércules- Ghiggia. El mitolóxicu xugador que derrotó al colosu brasileñu na so propia cancha. Nada nuevo pa nosotros los sportinguistes, que fuimos llamaos los “mataxigantes” por derrotar a los colosos futboleros españoles: R. Madrid y Barcelona. En cualquier casu, que la tierra-y seya leve al bon xugador que fue l’uruguayo. Y a siguir metiendo goles na portería de San Pedro.