close
Un Sporting de vergoña

Un Sporting de vergoña

2017-11-20Sporting105Visitas

Vi xugar poco al Sporting esta temporada. Al campu yá va tiempu que nun voi y tampoco toi dispuestu a que m’enganchen nuna d’eses plataformes de pagu pa ver los partíos. Tengo coses meyores en qué gastar les perres. Pero coincidió qu’ayer taba en casa a la hora del empiezu y echábenlu por un canal que yera gratis. Nun tenía disculpa pa nun velu. Llueu, claro, arrepentíme.

Nun entiendo cómo, llevando xugaos yá unos cuantos partíos, pue caltenese l’equipu nos puestos altos de la clasificación. Nun lo entiendo porque, de magar lo visto ayer, el Sporting ye un auténticu desastre. Un equipu blandu, ensin sistema de xuegu, ensin orde dengún, y con unos xugadores mediocres que nun tienen un mínimu d’eso que se-yos enseña yá n’alevines: parar el balón ensin tener que dir a buscalu tres metros más p’allá, saber pasalu en condiciones, dar un regate namás cuando ye necesario… eso que xenéricamente se llama “técnica individual”.

Y ye verdá que falta Sergio Álvarez, que ye una muria nel centru’l campu y un xugador de solvencia, pero nun pue ser que la falta d’un solu home lleve al equipu a naufragar d’un mou tan dafechu. Pero ye que, amás, l’entrenador, polo que yo vi anueche, nun sabe colocar a los xugadores nel tarrén de xuegu. Nel mediu’l campu había un ermu, un desiertu, despobláu de xente del Sporting. Talo paecía que’l Cadiz xugaba con tres o cuatro xugadores más, y eso ye fallu nidiamente del entrenador.

Na NBA, esi deporte tan profesionalizáu, cuando l’equipu de casa falla n’ataque la xente principia a gritar: ¡Defense! ¡Defense!… O sea, toca defender. Eso ye lo primero cuando falla lo demás. Y en fútbol ye igual. Pa formar un equipu, anque seya modestu, anque los xugadores nun seyan figures, hai que partir siempre de la defensa, y al rodiu d’ella dir encadarmando’l restu. Lo que siempre se repite: les llinies mui xuntes, ocupar los espacios, bascular d’un llau a otru del campu y dende ehí intentar robar balones y aniciar contraataques. El Sporting fai lo contrario: cuésta-y un mundu arrancar dende atrás porque ente la defensa y la siguienta llinia hai un espaciu siempre ocupáu pol enemigu. Solución: dar un pelotazu p’alantre y que los delanteros se busquen la vida. Eso, o intentar regatear en defensa y acabar perdiéndola col pelligru consiguiente.

En fin, un partíu horrorosu de los llocales, con un planteamientu de pena, si ye que lu hubo. Y yá pa finar un detalle: depués de nun sé cuantos años d’esistencia del Club, fue la primer vez, según dixeron los llocutores, que nun había nengún asturianu n’alliniación (Carlinos Castro salió llueu al final). ¿Tendría eso dalgo que ver na floxera del equipu?