close
Una campaña obsesiva

Una campaña obsesiva

2012-07-24414Visitas

El comentariu qu’escribí esti día, al rodiu de la inauguración nel Teatru Xovellanos del Festival Arcu Atlánticu, procuró fuxir d’una riestra de dimes y dirétes empobinaos a criticar al Conceyal de Cultura, por tener escrito la lletra de la composición del estrenu. Paecíame una polémica de baxo vuelu y entrar a un trapu que, nel momentu nel que se desendolcaba, nun procedía. Pero la cafiante insistencia de determináu mediu d’información que, en llugar de resaltar tolo bono que pue aportar esti importante eventu, y dedica-y l’atención al’ensame d’actos y participantes que pueblen la nuestra ciudá, prefier dedícase a una guerra ensin cuartel escontra’l másimu responsable de la organización, dando la impresión de que cuasi prefier que les coses salgan mal pa, asina, poder cargar más entovía les tintes negatives escontra él, faime volver sobre’l tema. Bien ye verdá qu’esi mediu de comunicación, de toos conocíu, nun pretende engañar a naide. Va pocu tiempu, la propia direición sacó una nota desplicando el porqué de la so postura escontra Cascos, postura que, a lo que se ve, fai estensiva a tolos sos correlixonarios, que se diz nestos casos.

Toi seguru de que’l periódicu tien tola razón del mundu nel so discutiniu con Cascos. Conociendo a ésti, póngome de parte d’aquél ensin dubia. Pero pa too, na vida, hai que tener midida, sobre too cuando se pue perxudicar a la ciudá a la que, como mediu de comunicación, se tien de servir. Y la verdá, sacar tola «artillería pesada» pa matar un mosca, cargándose d’esi mou una idea guapa y productiva paez desaxerao. Porque según yo sé, Rubiera encargó al compositor Juan Carlos Casimiro una pieza pa la inauguración, y ésti, a la so vez, entrugó-y al edil si tenía dalguna letra que pudiere encartiar. Pudo dicir que non, o que nun-y paecía apropiao facilitá-yla, pero nun lo fizo. ¿Enquivocóse? Yo creo que sí. Pero pa eso nun fai falta sacar a «notables xuristes», nin facer encuestes o campañes nesi sen. El fechu ye que nada va a cobrar d’ello, nin siquier la notoriedá de la composición, puesto que nada se dixo, hasta que la propia oposición y el propiu periódicu lo asoleyó. ¿Onde ta, pues, el beneficiu? La metedura de pata, sí. L’estrambote, ye desaxeráu.

Poro, la impresión que a mi me da, ya igual toi enquivocáu, ye que’l periódicu, cola complacencia de la oposición política que pa qué quier más (lo de la Veiga ye de ponese colloráu), ta emperráu en ñegar el pan y la sal a cualquier iniciativa de los casquistes. Primero yera que-y daben la organización del Festival a L’Arribada, esi cartuchu nun españó porque nel entamu participen ventitantes asociaciones, ca una con una parte especializada. Llueu lo de la lletra del Conceyal… Too menos reconocer la importancia del eventu. Otru ésitu, en principiu, fue’l consiguir pa Xixón la organización de la semifinal de la Davis, ente España y EE.XX., pues bien, agora informen de qu’en Sevilla perdiéronse dos millones d’euros, pa que nun crean que ye una cosa bona pa la ciudá. En fin, igual ye’l momentu de reconsiderar les coses y dedicase a ciriticar, con mesura, aquello que ta mal, y reconocer que dacuando, hasta los más» torpes» faen dalgo bien. Sobre too pol porgüeyu de Xixón y los xixoneses.

Leave a Response