close
Una de llingua

Una de llingua

Diba yá tiempu que tenía un poco escaecía a la llingua asturiana. La que me sirve como vehículu pa espresar les mios opiniones. Inclusive nada punxe del relevu na presidencia de l’Academia de la Llingua, a la que m’honro en pertenecer (como suel dicise nestos casos) Aprovecho, entós, pa despachar dalgunes cosines que cinquen a esti tema.

El relevu nos cargos dirixentes de l’Academia hai que velu como dalgo normal. Son yá munchos años d’un trabayu que desgasta abondo porque, anque la xente nun lo crea, la xera de la másima institución llingüística asturiana crea unes tensiones qu’acaben por pasate factura. Ana Cano, sobre too, y tamién Roberto González-Quevedo como Secretariu, lleven yá tiempu amosando’l deséu de dexar pasu a otros académicos nuevos que los releven nesos trabayos tan necesarios como cansos. El nuevu Presidente -Xosé Antón González Riaño- ye’l relevu natural na presidencia pues, como Vice-presidente, lleva tiempu compartiendo’l llabor de la Presidenta trabayando, coldu con coldu, con ella y conociendo de primer mano tolos problemes del funcionamientu de la institución. El restu de los “nuevos”, ta formáu por tres llingüístes tamién conocedores d’esos problemes de los que falamos: Marta Mori, Carme Muñiz ya Iglesias Cuevas. Seguro qu’esti nuevu grupu direutivu va a dar puxu a l’Academia y a abrir nuevos caminos de futuru.

Paezme una metedura de pata mui gorda la prohibición a la siempre combativa Xunta pola Defensa de la Llingua, organización que lleva tiempu abondo faciendo un llabor eméritu, la cellebración d’una conferencia nel marcu del Arcu Atlánticu. La disculpa de que ye un tema políticu nun se tien en pie, primero porque política ye cuasi tolo que se fai o se dexa de facer (política económica, política cultural, política llingüíistica…) y, amás, hai que dexar d’entender la política como dalgo que va a la escontra de dalguién y devolve-y al bon gobiernu de la “polis” el noble significáu que siempres debió tener. Cuido que la Conceyalía del Ayuntamientu, que nun ye ayenu a la nuestra llingua, rectifique y “saque la pata” que tan mal metió.

Lo del PP cola llingua del nuestru país ye de preocupar. Nun ye que nun seyan favoratibles al so emplegu, nin neutrales, nin siquier contrarios. Ye que tienen entamada una cruzada escontra ella. Ye, nidiamente, dalgo visceral, incomprensible nuna xente que se supón que nació equí y que, d’una manera o otra, debiere sentir tolo nuestro. Pue tase en contra, repito, pero resúltame vomitiva esa campaña pa cargase una llingua que lleva sieglos ente nosotros, que falaron los nuesos antepasaos y que, probitina ella, consiguió llegar malapenes hasta’l sieglu XXI. L’últimu recursu ante el Tribunal Superior de Xusticia d’Asturies pol Plan Pilotu sí que ye de xulgáu de guardia. Dalgún día la Historia-yos pedirá cuentes.
Semeya: El Comercio.