close
Una selmana demasiao negra

Una selmana demasiao negra

CARTEL SN 15_A4-muypeqTolos años, testeronamente, amueso la mio crítica dende la plataforma d’esti blogue a la famosa “Semana Negra” que tantu gociu espierta ente los sos entamadores y parte de la intelectualidá –dalguna poco neutral- nativa y foriata. Agora fina una nueva edición y les cabeces visibles de la organización, y les autoridaes que l’autoricen, faen declaraciones felicitándose polos ésitos, una vuelta más, d’esi eventu que yo tildaba de “fritanga y cutrerío”. Ta visto que nun faen casu a la másima de Juan de Mairena de “Cantaores, dejad palmas y jaleo para los demás”.

 Pero ye qu’esti añu tuvimos la suerte de cuntar con una visión crítica, non dende fuera, como pudiere ser la nuestra, sinón dende lo más fondo del festival o como se quiera llamar a eso. Una crítica d’una persona que pola so trayeutoria personal, ta llibre de sospeches partidistes y que, amás, ta xugándose la so continuidá como trabayador de dichu eventu. Toi falando d’un artículu que’l cantante –y otres munches coses más- Xabel Vegas, fizo dende les páxines del diariu dixital “Asturias24”. Voi trescribir el primer párrafu de dichu artículu porque nun tien desperdiciu:

“Cada año que pasa la Semana Negra degenera un poco más. Por más que sus organizadores traten de vendernos que se trata de un evento cultural, la realidad es bien distinta y lo sabe cualquiera que se haya dado una vuelta por los antiguos astilleros de Naval Gijón a las tres de la madrugada. Abundan las peleas, los comas etílicos, los pastilleros, las bandas latinas y otras muchas lindezas que bien podrían ser el argumento de una novela negra, pero que están en las antípodas de la cultura que se utiliza como coartada de un evento cuyo verdadero leitmotiv es el lucro de unos pocos.”

Sosprende que nel diariu El Comercio de güei, día 20, en portada, se ponga que: “La Semana Negra refleja el tipo de público que sale por la noche en Gijón, según Ayuntamiento y organización”. Como diría Jerónimo Granda: “Mete mieu”. Si los pastilleros, los comas etílicos, les bandes latines y otres cuantes barbaridaes ye lo que s’atopa en Xixón pela nueche, la recomendación qu’hai que facer ye que nun salga naide a la cai de magar les 12. Y, polo que se ve, la policía ensin enterase.

Pero les crítiques de Xabel Vegas, que ye miembru del Serviciu Téunicu de la Organización (SETOS), van muncho másSemana Negra equipo lloñe entovía: “aquello parecía el peor barrio de Medellín. Peleas multitudinarias en las que vuelan botellas, agresiones, amagos de infarto…”. ¿Como lo que se da toles nueches en Xixón?, claro. Y la presencia policial brilla pola ausencia. Fala, tamién, Vegas, de los contratos llaborales que, según elli, “rayan la ilegalidad”, detallando los fallos de los mesmos, pa finar afirmando que: “Mientras tanto la organización de la Semana Negra vende su imagen de falsa progresía y de apoyo a todas las causas sociales. Pero de puertas para dentro la Semana Negra explota a sus trabajadores como si fuese la peor multinacional del mundo.” Termina Xabel Vegas denunciando la falta de midíes de seguridá nel recintu que, en casu de tumultu, podría convertise n’otru Madrid Arena.

Bueno, ehí ta l’artículu del cantante y columnista, asoleyáu el 18 de xunetu en “Asturias24” pal que lu quiera lleer íntegru. Mentanto, la organización fala d’un millón de visitantes (coime, cómo los contarán tan esatamente) y de que traxeron ciento nun sé cuántos escritores. Mui bien. Pues qu’estremen la que podemos llamar parte cultural del eventu, cola d’alcohol, pastilles y pelees, porque tal y como ta agora la cosa nun tien un pase. Y menos pase tien, entovía, qu’un organizador diga que si ye que queremos dir a la cama a les 10 de la nueche, como en Suecia. La entruga tien de ser la contraria. Si él quier pasar tola nueche de xuerga, allá él, pero que nun nos faiga pasala a tou un pueblu por obligación y menos neses condiciones de marxinalidá y delincuencia.

 

 

 

Leave a Response