close
Unos papeles inútiles

Unos papeles inútiles

2010-12-06assangewikileaks434Visitas

julian-assangeLos principales periódicos del mundu (ente ellos el New York Times y El País) vienen espublizando la filtración de tonelaes de papeles procedentes de la Secretaría d’Estáu del Gobiernu Norteamericanu. La web Wikileaks encárgase de facelo y, por ello, el so direutor, l’australianu Julian Assange ta en busca y captura y la so web acosada por tolos medios posibles, que son munchos. En realidá Wikileaks lleva furrulando más de tres años, pero ye agora, con estes caberes filtraciones cuando la esmolición del gobiernu USA algamó’l so techu. Van por él.

Y, ensin embargu, la impresión que me causen a mi, que nun sé muncho del tema (nin de la mayoría), ye que nun hai nada nuevo nes informaciones que sopelexen. Que too ye sabío o, polo menos, intuyío. Qu’eses manipulaciones del Gobiernu Norteamericanu, a través de les sos embaxaes, yá nos les imaxinábemos: lo del asesinatu del periodista Couso, lo de los vuelos illegales, lo de Guantánamo… hasta podíemos imaxinar la idea que tienen de nós, de los nuestros gobernantes, de la oposición, de los fiscales, de los xueces. Una idea de que tamos al so serviciu y de que puen reñinos o amenazanos ensin que pase nada. Eso ye lo que más me «quemó» a mi de la llectura de dalguna d’eses informaciones: la chulería cola que nos traten, y el servilismu col que los tratamos nosotros a ellos. L’otro yá lo sabíemos, como supimos les maniobres asesines del «premiu Nobel de la Paz» Henry Kissinger, Secretariu d’Estáu, que tuvo detrás del golpe de Chile, y ye responsable de la tortura y muerte de miles d’opositores chilenos y, claro, de la del so presidente Salvador Allende. D’aquella nun tuvimos papelos, nin filtraciones, pero del memu mou sabíemoslo.kissinger

Poro, estes tonelaes de papeles acusadores contra’l gobiernu norteamericanu, son inútiles. Y sonlo por dos motivos: en primer llugar, porque, repito, tolo que dicen sospechábamoslo, cuando nun lo sabiemos dafechu. Y en segundu, porque de too ello nun va a llegase a nenguna condena internacional. Siguirá, sí, la mala imaxen que toos tenemos de les trampes norteamericanes, pero nin ellos aceuten la xurisdición de nengún Tribunal Penal Internacional, nin el restu de paises tienen lo qu’hai que tener pa planta-yos cara. Les embaxaes siguirán siendo ñeros d’espíes, y los «chicos guapos» americanos siguirán faciendo lo que quieran nes sos «provincies» del esterior. Asina que, amigu Assange, dámoste les gracies por demostranos lo que yá sabíemos, pero nun sé si te paga’l tiru pa lo qu’agora t’espera. ¡Cuídate!