close
Venezuela

Venezuela

2015-12-12Venezuela498Visitas

Venezuela-bandera-660x350Nunca una Dictadura fue más democrática. Les dos veces que los presidentes de Venezuela perdieron les votaciones (la primera Chávez cuando quixo cambiar la duración de los mandatos na Constitución y la segunda hai unos díes) reconocieron la so derrota y aceutaron los resultaos al día siguiente. El restu de les veces, nun ye que fueren una dictadura, yera que ganaben les eleiciones, con presencia d’observadores internacionales. Pue nun gustanos un gobiernu (a min el del mio país nun me gusta), pue que lo faiga rematadamente mal, ya inclusive que s’esceda nes sos actuaciones, pero siempre qu’al cabu de cuatro años (o seis como en Francia) pueda votase pa cambialu, y ésti lo aceute con normalidá, nun pue falase de dictadura. En cuantes a los presos, polo que yo sé, nun yeren poles sos opiniones polítiques, sinón acusaos d’otros delitos contra l’estáu. Los xueces tendríen de dicir la última pallabra.

En tou casu, lo que sí fue una dictadura fue la de los medios de comunicación occidentales, incluyíos los Estaos Xuníos, contra un rexime que, con tolos defeutos que tuvo (que fueron munchos), yera apoyáu pola inmesa mayoría del pueblu. Un pueblu que, inclusive nel so orixe racial, nada paez tener que ver con esta oposición agora trunfadora, onde toos paecen europeos. Chávez fizo visibles a tolos nativos, a los que nunca naide miró nin fizo nada por ellos y, gracies a les perres del petroleu, dotó d’escueles y comedores a aquellos que nun los teníen. Acabáronse les perres, morrió Chávez y vieno esti calamidá de Maduro, vaciu y grandilocuente, constantemente enquivocáu, y la xente volvió la espalda al «chavismu». A ver lo qu’estos que tanto  protestaron faen, nun sólo poles clases medies y altes, sinón tamién polos probes, que son inmensidá. Y a ver si, si dalgún día pierden l’apoyu popular, almiten la so derrota y se larguen cola mesma naturalidá qu’acabamos de ver agora.