close
«¡Viva Verdi!»

«¡Viva Verdi!»

2013-04-11439Visitas

viva-verdi-ACE-480Esti ye’l títulu del conciertu que se cellebró’l pasáu día 4 d’esti mes, nel Teatru Xovellanos de Xixón. Con él, quería conmemorase’l 200 cabudañu del nacimientu del xenial compositor italianu. Pa ello, la direición del teatru, xunto coles productores d’espectáculos Barmont y Tettamanti, diseñaron un programa, variáu, pal que cuntaron cola Coral Polifónica Gijonesa, el tenor catalán Sergi Giménez Carreras, la soprano australiana Michelle-Marie Francis Cook, y el barítonu madrilanu Andrés del Pino. Nun había, pues, orquesta, sinón namás un pianu perbién utilizáu pol pianista Ignacio Pilone que se tuvo de multiplicar pa enllenar la sala con tanta partitura.

Y ye que Giuseppe Verdi fue un de los músicos más importantes de tolos tiempos, pero fue dalgo más qu’eso: fue un símbolu. El encarnó al movimientu denomáu Risorgimento, un movimientu independentista que sopelexaba la unidá d’Italia, un país dividíu y, en gran parte, en manes de les potencies europées. D’ehí que nes sos primeres obres aprovechare pa, con argumentos non rellacionaos direutamente cola so tierra, entemecer unos cancios esaltando’l destín del so pueblu. Esto vese mui nidio, sobre too, col «Va pensiero» de Nabucco y el «Patria opressa» de Macbeth,  dambos coros incluyíos nel programa de la función del Xovellanos. Yá cola so patria xunida, ye cuando Verdi amuesa la so gran maurez como compositor con títulos como La traviata, Il trovatore o Rigoletto.

Pero bono, nun quiero deteneme más na figura del autor italianu pues les llibreríes tán enllenes de biografíes suyes quecoral_polifonica lo desplicarán too muncho meyor que yo. Asina que paso a referime al actu del homenaxe xixonés del Xovellanos, anticipando, como ye obligao, que yo nun soi nengún críticu nin espertu n’Opera, sinón namás un aficionáu, polo que la mio opinión nun val absolutamente pa nada, esceuto pa espresar lo que yo pienso. Con esa confianza diré que l’actu tuvo altibaxos. Los «alti», cuando intervenía la soprano australiana, con una voz guapísima de dicción perfeuta, y que se banciaba nes notes altes con toa comodidá, cumpliendo sobradamente nes notes baxes. Tamién el barítonu Andrés del Pino caltuvo un bon nivel, con potencia y aparente facilidá, anque pal mio gustu la so voz resultóme un poco «monocorde», por nun dicir monótona. O seya, con pocos cambeos nel so rexistru. Con too, tuvo supercorreutu calteniendo, como dixi, un bon nivel. La Coral Polifónica Gijonesa cantó mui bien, más teniendo en cuenta que nun ye un grupu profesional al usu. Pal mio gustu meyor les muyeres que los paisanos, a los que-yos noté un poco la falta de voces graves. Tuvieron perfeutos nel «Coro de Gitanas y toreros» de La Traviata,  cumpliendo, en xeneral, con bona nota. Por poner un «peru», y esto yá ye de gustu personal, paezme que el «Va pensiero» cantáronlu un poco demasiao rápidu, lo que, repito pal mio gustu, quitó-y dalgo de «solemnidá». La parte más «baxa» de los «altibaxos» correspuénde-y al tenor catalán que ma paeció bastante «regulín». Y nun sólo pola so inseguridá nes notes altes (tuvi tola función en suspensu por si-y salía un «gallu»), sinón pola so llinia xeneral como cantante. Hai que dicir que, al ser l’acompañamientu sólo de pianu, los fallos nótense muncho más, pues dalgunes aries cántense práuticamente a capela, mentanto que la orquesta tapa un poco más la voz y disimula pequeños fallos. En fin, nun tolos díes se tien la voz igual o ye que, a lo meyor, yo soi un poco pexigueres.

Capítulu aparte pa la xente. En Xixón hai una gran afición a la llírica. La preba ye que siempre s’enllena’l teatru cuando hai zarzuela, opera o recitales. Pero paezme que’l xixonés resulta un públicu demasiao «fácil», demasiao «devotu». Hai que recordar cuando vinieron cantantes (creo que fue Pavarotti) resfriaos y la xente aplaudía como si tuvieren en plena forma. Nesti conciertu qu’hubo de too, la mayoría bono, cansóse d’aplaudir, munches veces inclusive enantes de terminar la pieza, al puntu que nuna d’elles el direutor de la Polifónica tuvo d’avisar qu’esperaren a que finare p’aplaudir. Nun ye de recibu. Y yá nun digo nada de les toses, o los comentarios en voz baxa porque paez qu’eso ye un mal xeneralizáu. En resume, un homenaxe prestosu, col teatru enllenu, y sintiendo la música inmortal d’un de los grandes compositores de tolos tiempos. Nun se pue pidir más.

Leave a Response