close
… y Cristina garró’l so fusil.

… y Cristina garró’l so fusil.

2012-04-18370Visitas

cristina-2011La nacionalización de la empresa YPF-Repsol, pente medies de la espropiación del 51% de les acciones de la compañía española, ta llevantando un ruxe-rux internacional, nun sólo pol fechu en sí mesmu, lo cual yá sedría abondo, sinón pol precedente que pue sentar pa otres empreses ya inversores, tanto españoles como d’otres nacionalidaes.

Ye difícil opinar sobro un tema que tien abondes aristes, y yo tampoco nun soi d’esos «tertulianos» que dogmaticen al rodiu de tolos temes ensin ser espertu en nengún pero, en cualquier casu, ye bono facer un exerciciu de comprensión y, dientro de les llimitaes posibilidaes personales, filvanar dalgunes idees. A mí ocúrrenseme les siguientes:

1) Hai una mui nidia deriva populista na Presidenta Kischner. Ya l’habia con don Nestor, pero n’estos últimos tiempos disparóse grandemente. Ta reciente la vuelta al tema de «Les Malvines», tan queríu pola Dictadura Militar arxentina. Esta deriva populista vien engrandada poles males perspeutives económiques, depués d’unos años de bonanza, nesos ciclos tan descomanaos que tien el país austral. Y vien, tamién, aumentada, pola entrada nel gobiernu d’unos xóvenes peronistes radicales, ente los que destaca Axel Kicillof, que ye esi qu’apaez en toles semeyes descamisáu y enraxonáu. La parafernalia qu’acompañó a doña Cristina na so declaración, embaxo una semeya d’Evita Perón, y con unos invitaos enfervorizaos (ellí taben los gobernadores que tamién van beneficiase de la nacionalización) que se poníen en pie a cada frase suya, nun ye una casualidá. Doña Cristina, ya va un ciertu tiempu, pretende presentase como una víctima de la colonización española. Ella sabrá, ya que los so güelos españoles fueron los que colaron pa ellí, los míos nunca se movieron d’equí. Pero lo que nun se pue ye falsificar los fechos históricos. España nunca nun espolió l’oru nin la plata arxentinos, cenciellamenta porque, como dixo el profesor Ribot, nunca nun los tuvieron (otros paises sí que fueron espoliaos). Y tampoco nun s’esterminó, como ella dixo, a los «indíxenas», que fue más bien cosa del Xeneral Roca (que llegó a presidir Arxentina) el qu’esterminó a los «mapuches», na llamada Campaña del Desierto. España tuvo munches responsabilidaes, pero eses precisamente non.

2) Ta llueu’l tema concretu de la nacionalización. Yo creo, a la escontra d’otres respetables opiniones, qu’un país pue,repsol2 en determinaes condiciones, nacionalizar ciertos sectores de los que correspuenden a los sos propios recursos naturales. Lo qu’ocurre ye que nun sé si ésti ye un d’esos casos. Dende llueu, los motivos que dio la Kischner nun paecen mui «sólidos». El primeru yera que YPF-Repsol repartía munchos dividendos de los beneficios qu’algamaba. Bueno, los dividendos ye la rentabilidá que los accionistes, dueños de la empresa, reciben poles sos acciones. Si les coses van mal, nun se cobra nada, y se van bien, tienen derechu a una parte que pa eso esponen el so dineru. Asina funcionen les coses. Pero ye que, amás, el repartu de dividendos por parte la empresa yera d’obligáu cumplimientu, de magar entraron socios capitalistes arxentinos na sociedá. Una familia amiga, por cierto, de los Kischner, y que recibieron un créditu pa comprar eses acciones, sin poner ellos les perres necesaries, pa dir devolviéndolu, precisamente, con cargu a esos dividendos que tenía que dar la empresa. A estos (el 25% del capital de YPF) nun se los espropió. L’otru motivu que se da pa xustificar la espropiación ye la falta d’inversiones por parte Repsol. Tampoco ta mui claro, dao qu’acaba de descubrise un enorme yacimientu, el nomáu de «vaca muerta», el más grande de los qu’hai hasta agora. Y ye nidio qu’un descubrimientu d’eses carauterístiques nun se fai sinón con munchu trabayu, munches prospeuciones y muncha inversión.  Habría que s’entrugar si esi afayu, por si solu, nun pudiere ser el motivu real de la espropiación. Y llueu ta la forma en que se plantegó la mésma. Siempre hai opciones de facer les coses bien, y de forma consensuada. Hasta una nacionalización. Lo que nun se pue facer ye saltase «a la torera» toles lleis internacionales y los contratos que tán en vigor y que, hasta finales del añu pasáu, toos taben contentísimos con ellos. 

Pa finar. España tien tol derechu del mundu, ya inclusive la obligación, de cuidar pelos intereses de les empreses españoles pel mundu. Pero’l gobiernu fadría mal aniciando una especie de «guerra santa» contra un pueblu, como l’arxentinu, col que tenemos tantes coses en comuña. Yo tengo mui bonos amigos arxentinos y, dende llueu, nun pienso enfadame con ellos. Porque los gobernantes van y vienen, pero los pueblos permanecen.