close
“Ya somos libres”

“Ya somos libres”

Al filu de la xornada d’esti 27 d’ochobre de 2017, que queramos o non yá ye un día históricu al marxe de cómo resulte la cosa, vienme al maxín una anéudota ocurrida va munchos años, cuasi cincuenta. Nun tien nada que ver con esto, anque igual si tien dalgo que ver. Yera l’añu 1968 y yo taba faciendo la mili en Madrid. Ellí tenía mui bonos amigos que taben estudiando o dalgún que vivía, y sigue viviendo, na capital. Tábemos paseando pela cai Mayor, a última hora de la tarde, y vimos venir escontra nosotros a un grupu d’unos seis o ocho mozos de color, negros, pa entendenos. Yeren mui curiosos y pola pinta que teníen paecíen tamién estudiantes. Al llegar al nuestru altor, un d’ellos, empobinándose a nosotros díxonos: “Ya somos libres”. Díxolo ensin acritú, como comentándolo, y yo diría que con un aquello d’arguyu. Nosotros quedamos un poco embayaos, porque nun entendíemos mui bien a qué se refería. Llueu, dalgunes hores depués, supimos que Guinea Ecuatorial, que yera una provincia d’España, acababa d’independizase del nuestru país. Yera, repito, el 12 d’ochobre de 1968.

Lo qu’asocedió depués vien en tolos llibros d’Historia. Un dictadorucu llamáu Francisco Macías Nguema xubió al poder y bien ceo desfízose de tolos sos oponentes. Concentró tolos poderes, creó un partíu únicu y llevó al so país a la ruina más grande. Diez años depués, un sobrín suyu, un tal Teodoro Obiang, derrocólu pero non meyoró muncho al so antecesor. En fin, el que tenga interés abásta-y echar una güeyada a la Wikipedia. Munches veces, como lo faigo agora, alcordéme d’aquel piñu de rapazos, curiosos, estudiaos, qu’un día con arguyu ya ilusión al cruzase con unos “colonizadores” españoles-yos dixeron “ya somos libres”, y pensé en qué sería d’ellos. ¿Prosperaríen naquel país nuevu, llibre, que lo tenía too per delantre, o caeríen esbarrumbaos (encarcelaos, asesinaos, espulsaos…) a manes d’aquel innombrable dictador que, paradoxa, acabamos de nombrar. Nun ye una entruga retórica, ye una entruga real que me fice munches veces.

Que nun se m’interprete mal: Yá sé qu’esto que cuento nun tien nada que ver colo que pasó güei en dos Parllamentos separtaos per unos cientos de kilómetros. Pero, a veces, la mente esnala al so aire y viénen-y coses ensin munchu sentíu, como cuando suañamos y nun somos a controlala. En fin, nada tien que ver con nada. Pero tamién el movimientu d’una caparina dicen que pue producir un tornáu. Vete a saber si ye verdá.