close
Durruti noveláu

Durruti noveláu

2016-07-22590Visitas

Nun sé, llóxicamente, el nivel que teníen el restu noveles que se presentaron al Premiu Xosefa Xovellanos, pero toi cuasi seguru de que Lluvia d’agostu, del amigu Francisco Álvarez, ganólu merecidamente. Reservé la so llectura pal periodu vacacional de descansu (yá se sabe que los xubilaos tenemos munches y diverses xeres) y acerté, pues ye una novela mui entretenida.

Nun ye fácil encadarmala, dientro de la forma novelística, nun o otru xéneru pues participa de varios d’ellos: la novela histórica, la biografía, el periodismu, inclusive la novela negra, como la parte de la preparación y l’asaltu al Bancu d’España de Xixón, pero si yo tuviera que definila según la llectura que yo fici, diría d’ella que ye una novela épica. Esiste, a lo llargo de tola historia que sigui al personaxe de Buenaventura Durruti, una esaltación, un aliendu, en definitiva, una épica qu’algama nun sólo al propiu personaxe  protagonista, sinón a los sos compañeros d’aventures/desventures (Ascaso, Jover, García Oliver…) y, más en xeneral, a tolos llibertarios y a la propia idega del anarquismu como sistema. Hai un engrandamientu, yo creo que consciente, de los valores del mésmu y escuéyense dalgunos de los momentos más «trunfales» del movimientu nos años prebélicos y, depués, na propia Guerra Civil española.

Durruti fue un personaxe mui controvertíu, nun sólo polos sos enemigos, sinón inclusive polos del so propiu bandu. El mesmu autor recueye la conversación de Durruti y García Oliver colos anarcosindicalistes Ánxel Pestaña y Joan Peyró, onde estos últimos reprochen los sos métodos d’actuación diciendo qu’ellos son como «la lluvia d’agostu que trai falses promeses de frescor cuando más abrasa l’aire». Ensin embargu, Francisco Álvarez nun se detién -y fai bien- nestes disputes que socavaron y muncho al movimientu anarquista, pa siguir poniendo l’acentu no  qu’a él-y interesa: la trayeutoria vital del lider y la so relación cola so compañera, los sos amigos y correlixonarios, hasta llegar a un final que yá conocemos, lo cuál nun-y quita nenguna fuercia a la narración que Paco lleva con una maestría impropia d’una primer novela, como ye’l casu.

Podría discutise por qué l’autor escoyó éstes, en llugar d’aquelles otres anéudotes al rodiu de la vida de Durruti, o por qué se cuenta la historia con tantos dires y venires temporales, en llugar de facelo cronolóxicamente y con más orde, pero eses son decisiones del propiu autor qu’hai que respetar y que, amás, nun-y quiten valir nin méritu nengún a la so obra. Sicasí, por dicir dalgo y que nun se piense que l’amistá intervién nesti pequeñu comentariu, abúltame qu’hai dalgunos capítulos nos que l’aición se detién en demasía en coses poco importantes pal desarrollu de la novela, como la conversación ente l’Inspector Xefe y el Comisariu, de magar l’asaltu al Bancu d’España de Xixón que, anque ta ocurrente, creo que s’allarga demasiao. O el capítulu de la so intervención nel barcu que lleva a los prisioneros a África, anque sirva p’amosanos el carauter de lider de Durruti.

Norabona, pues, a Francisco Álvarez por ufiertanos esta guapa y bien escrita novela que lu coloca, ya dende agora, dientro de los más importantes novelistes asturianos. Pa ser una primera obra nun ta mal ¿non?