close
«Ex libris»

«Ex libris»

2015-01-12391Visitas

Títulu: Trenes rigurosamente vigiladosTrenes

Autor: Bohumil Hrabal

Torna: Fernando de Valenzuela

Editorial: Debate

Añu: 1992 (d’un orixinal de 1965)

UN PEQUEÑU CLÁSICU.- Nun tenía vista la película de Jiri Menzel, del añu 1966, que dicen que tamién ye una pequeña obra d’arte, pero eso sirvióme pa lleer como si fuere nueva esta pequeña novela del checu Bohumil Hrabal, nacíu en Brno, en 1914 y fallecíu en Praga en 1997. Llámola pequeña novela y en realidá podría llamala rellatu llargu pues algama mui xustamente les cien páxines de lletra grande. Ye igual, nesti casu’l tamañu nun cuenta. Y nun cuenta porque lo que l’escritor checu nos ufierta ye una historia mínima de llucha y superación. Llucha d’un adolescente contra sigo mesmu, deceicionáu por nun dar la talla como paisano delantre la moza que-y prestaba, lo que-y produz una inseguridá vital pergrande, y llucha contra un enemigu que tien invadíu’l so país, unos nazis yá en plena descomposición y fuxida hacia Berlín, pero entovía con capacidá de matar.

Esti xoven protagonista, Milos Hrma, trabaya como «factor» nuna estación de ferrocarril baxo’l mandu d’un compañeru al qu’almira polos sos dones coles femes. Per esa estación pasen los trenes qu’entovía van al frente y, cada vuelta con más frecuencia, los que tornen d’elli, cargaos de xente ferida, tresmanada, perdida, ensin atalantar entovía lo qué-yos ta pasando. Y tamién pasen unos trenes «rigurosamente vigilados», los que lleven armes o esplosivos pa poder siguir la guerra, pa poder siguir matando.

BohumilNel espaciu d’unes poques hores, el mozu Milos Hrma va ser a superar les dos prebes que lu atormenten, la propia como paisano, como ser humanu masculín, y la del so valor delantre’l combate. La primera ye la que fai posible la segunda.

Novela naturalista, pero enllena de poesía, cuenta les coses ensin facer grandes valoraciones morales y, pese al tastu de traxedia na que se desarrolla, tien momentos humorísticos, como cuando’l mocín fala de la so familia, o  les rellaciones del «factor-xefe» cola telegrafista. Precisamente esos momentos más relaxaos, dramaticen más un final guapísimu al tiempu que terrible. Paga la pena lleer estos Trenes rigurosamente vigilados que faen valir el dichu de que lo breve si bono, ye dos veces bono. Esti ye’l casu.