close
La Selmana Negra: un sacu ensin fondu

La Selmana Negra: un sacu ensin fondu

2017-03-27545Visitas

Talamente paez que perdieron l «oremus». Lleo con asombru l’enorme pufu que tien la famosa Selmana Negra con Facienda y con otros acreedores y paezme imposible sentir lo que toi sintiendo. Estos señores que, pese a ser una entidá privada, lleven tropecientos años cobrando subvenciones de les arques públiques: Ayuntamientu, Principáu… pretenden iguar los sos problemes económicos a costa nuestra. Asina, tienen la ocurrencia, por nun dicir desvergüenza, de pidir al ayuntamientu de Xixón que cuasi dupliquen les perres que-yos vienen dando. Ye dicir que nun-yos paecen abondo los 100.000 euros que cobren añalmente de subvención municipal, sinón qu’agora quieren cobrar 180.000 pa asina, dicen, solucionar los sos problemes. ¿Pero en qué País creen que viven estos señores? ¿Paez-yos normal sufragar con perres públiques les sos aventures económiques? ¿La so malísima alministración?

Asina, dalgo que comenzó siendo un xuguete pa los dirixentes socialistes d’otra dómina (Tini Areces, Mapi Felgueroso…) que sacaben semeyes y tomaben copes col inventor del chiringo, aprovechando pa criticar y reíse de «la derechona» de la ciudá que nunca nun diba a gobernar equí, acaba camudándose nun sacu ensin fondu qu’amenacia con llevase una parte abondosa del presupuestu xixonés, que tendría de correr agora colos pufos qu’estos señores van dexando nun llau y n’otru.

Dende va tiempu voi criticando esta feria de la cutrería, del churru aceitosu, de los desperdicios enllenando los suelos, del alloriu d’unes músiques al altor de la llocura, y de les pelees de madrugada (dalgún miembru de seguridá del  recintu dixo qu’aquello yera una ciudá ensin llei, como nel Far West) que, cola sida d’un llabor cultural y unes cuantes presentaciones, que podíen facese perfeutamente n’otru contestu, añu tres añu funde nuna sola selmana lo qu’otres entidaes culturales nun ven nin en diez años. Yo creo que yá tuvo bien. Nun sé si esa Selmana Negra tuvo sentíu dalgún día, pero la ciudá de Xixón nun pue permitise’l lluxu de siguir calteniendo un esperpentu ruinosu que, cola disculpa de ser d’izquierdes, de xéneru, de númberu o internacionalista, perdió ya l»‘oremus» va munchu tiempu. A min que me borren.

(Semeya El Comercio)