close
¿Xueces intocables? ¡A cuentu de qué…!

¿Xueces intocables? ¡A cuentu de qué…!

2010-04-15xueces intocables1162Visitas

justicia-ciega-sorda-y-mancaTarrezo yá volver a tocar el tema de los xueces que me paez mui masuñáu, pero ye que, desgraciadamente, siguen dando que falar día tres día. Y nun sólo ellos, sinón una cohorte de «mexapiles» interesaos en facenos tragar col tema de que, cuando-yos interesa, los xueces son «intocables».

L’últimu espisodiu d’esti «teatru de les maravíes» vien del posicionamientu críticu d’un grupu variopintu de ciudadanos y ciudadanes, que s’axuntaron na Universidá Complutense de Madrid, en defensa de Baltasar Garzón. Ellí escucháronse munches y mui dures crítiques escontra’l Tribunal Supremu pola so actitú en contra del xuez «estrella», previsiblemente apartáu de la profesión por tratar d’investigar los crímenes del franquismu, n’acusación de Falanxe Española y un sindicatu superfacha. O seya, el mundu al «resve».

Nel intre salieron na defensa del citáu Tribunal Supremu, los propios xueces (¡faltaría más!), el Partíu Popular (que va colos de la feria y vien colos del mercáu) y el diariu «El Mundo», col ínclitu Pedro Jota, el de la conspiración del 11 m y de les conspiraciones qu’hai cuasi tolos díes. Toos ellos glayen y sopelexen que la crítica al T.S. ye un ataque direutu a la democracia y a les bases de la sociedá, pudiendo producir una gran resquiebra. El diariu conspirativu llegó a falar (lleílo yo) de «guerracivilismu», lo cual yá me paez una pasada.pedro-j-ramirez

Pero señores, les coses nun son asina. Les bases d’una sociedá democrática descansen, ente otres coses, na separación de los tres poderes: Llexislativu, executivu y xudicial. Na separación y na independencia. Pero, ensin dulda, el más importante de los tres ye’l llexislativu, que ye’l que representa la voluntá popular. O dichu d’otru mou, ye’l que’l pueblu, col so votu, escueye. Algamaes unes mayoríes parllamentaries, los que puen facelo, formen gobiernu. Hai casos, como en Norteamérica, que les eleiciones son presidenciales, ye dicir, la xente vota direutamente al presidente, mentanto que n’España, el presidente sal de les mayoríes que se formen pa poder gobernar. El llexislativu, o seya el Parllamentu, ye’l que fai les lleis y l’executivu, o seya’l Gobiernu, ye’l que les executa (d’ehí’l nome). Y llueu hai un tercer poder, que nun ye direutamente elixíu pol pueblu y cuya composición y forma d’eleición  pue variar, y varía dafechu d’unos paises a otros, que ye l’encargáu de supervisar que se cumplan eses lleis feches y executaes.  Teoricamente, y ensin quita-y la importancia que tien, ta claro qu’esti tercer poder ye’l menos importante de toos. Primero, pola so forma de eleición, al marxe de la voluntá del pueblu,  y segundo, porque ellos nun puen promulgar, dictar, nin camudar les lleis (cosa que sí puen facer los otros dos poderes), sinón sólo vixilar que se cumplan bien aquelles que tean vixentes en cada momentu.

Perdón pol rollu que de xuro toos yá conocíen. Pues bien, resulta que pue criticase al Parllamentu, a los partíos que lu componen, a les actividaes que faen, a les lleis qu’apreben/refuguen, etc. etc. Pero nun sólo criticalos, sinón «ponélos a parir» cuasi tolos díes. Pue, tamién, criticase al Executivu. Les crítiques al Gobiernu, son despiadaes por parte de toos: los demás políticos, xueces, sindicalistes, patronal, militares ensin graduación y con graduación, y pueblu en xeneral. Y nada d’esto pon en pelligru la democracia, nin crea resquiebra social, nin afala al «guerracivilismu». Pero, ¡ay amigu!, si se nos ocurre criticar al tercer poder, al menos importante, a los xueces… entós llámennos de too y cuasi nos escomulguen. Pero ¿a cuentu de qué…? ¿Qué pretenden esos paisanos/es, ostentar un poder divinu? Una cosa ye que tengamos qu’acatar les sos decisiones, munches veces enquivocaes, cuando fallen nun xuiciu, y otra mui estremada ye que seyan intocables. Pues non amiguinos, ellos tán tan espuestos a la crítica como los demás. Y precisamente otru de los sofitos de la democracia ye la llibertá d’espresión, y si consideren que lo que se-yos diz valtia dalguna llei, ellos, al igual que cualquier otru ciudadanu, tien drechu a demandanos. Pero mentanto, que naide nos venga con «monsergues» y faciéndonos creyer que son un estamentu intocable. ¡Menuda democracia!