close

Botín

2014-09-11400Visitas

BotínTenía nome de tesoru pirata y bastante de filibusteru. Embaxo un aspeutu de campesín de rostru curtíu, escondíase un celebru bien dotáu pa los negocios. Igual ye lo que dicía so padre, l’indianu don Emilio: «Tengo dos fíos, Xaime ye mui llistu y Emilín mui trabayador.» Pues el trabayador paez que ganó al llistu. La opinión que yo tengo d’Emilio Botín ye, al marxe de la de la prensa, la que fici cuando yera’l mio xefe. Claro que yo yera un molacín, un monaguillu, cuando él yera’l Papa, pero dientro de les empreses sábense munches coses que nun trescienden. Como por exemplu los trapicheos que fizo pa derrotar a los sos competidores de los Bancos Central ya Hispano Americano. Yo pasé, socesivamente, del Banco de Gijón al Hispano Americano. Llueu fusionámonos col Central y pa finar col Santander. Pero aquello nun fue, como se dixo, una fusión, sinón una verdadera absorción. Botín, una vez fechu col poder, desplazó a tolos que veníen de la llinia Central-Hispano pa poner en tolos puestos de responsabilidá a los del Santander. Asina, compañeros que tuvi de gran valir, vieron la so carrera «aparcada» (y «apartada») por otros que, en munchos casos, nun valíen nin la metada. Depués quitó del nome lo de «Santander-Central-Hispano» y recuperó’l so logotipu. Un verdaderu golpe d’estáu. Claro que pa ello siempres supo movese mui bien nos despachos. Políticos y non políticos. El dineru nun tien patria, como sabemos pola Historia.

Agora, esi home de fierro que paecía cuasi inmortal, acaba morrer. Y dexa una gran herencia que, de momentu, va a ser dirixida pola so fía Ana Patricia Botín. Y digo de momentu porque, la verdá, nun-y pronostico muncha continuidá. En primer llugar porque nun tien el carisma de so padre, y porque tuvo na so vida profesional unes metedures de pata que, a cualquier otra, tuvieren-y costao la carrera. Una mui gorda col Banestu, que llegó a estar interveníu, y dalguna otra en operaciones «americanes» que nun salieron del too bien. Xunto con eso, tamién tuvo coladures de falta de tactu, con declaraciones que-y costaron el vetu por parte de los sos antiguos socios del Central-Hispano. Botín tuvo que la separtar de la empresa hasta qu’axustó cuentes con ellos. Cuando lo fizo, pudo volver. Pero amás, pese a tol poder que tenía, el capital de los Botín ye una parte mui pequeña del accionariáu del bancu (creo que sobre un 3%) colo que les tensiones ente los grandes grupos de capital nun tardarán en presentase. En fin, temes de gran altor qu’a min se m’escapen. El casu ye que too ello yá nun lo verá don Emilio, anque como diz güei mui bien el mio almiráu Poncela n’El Comercio, l’alma de Botín nun dirá pal cielu nin pal infiernu, va direuta pal Ibex-35. Perellí andará enredando.

Leave a Response