close
Carta a los Magos d’Oriente

Carta a los Magos d’Oriente

2010-01-01Carta Magos Oriente584Visitas

magosQueridos Magos: Como veis nun vos llamo Reis, non porque yo seya republicanu, que lo soi, sinón cenciellamente porque nun lo yereis. L’Evanxeliu fala namás «d’unos magos que veníen del Oriente», y abúltame que con eso ye abondo. Suerte tuviestis, porque unos añinos más tarde, pol fechu de ser «magu» tuviésenvos mandao a la foguera, que menuda fue la xente que siguió a esi rapacín que fuisteis a ver a Belén.
Tamién sé que nun yereis dos blancos y un negru, como se diz agora, sinón que polos datos xeográficos, lo más fácil ye que fuereis los tres negros. Asina que doble suerte, porque tampoco nun fue mui aquello que digamos la suerte de los del vuestru color. Di tu qu’agora con Obama la cosa cambia, anque entovía hai negros y negros, que los que nacen d’España pa baxo nun son lo mesmo.

Supongo que tendréis munches cartes pa lleer y que ye fácil que la mía nun seya de les favorecíes. Tres persones namás, anque seyan magos, nun dan abastu pa tantu pedíu como vos llega nestes feches. Tuvi tentáu d’unviávosla a traviés d’un común amigu, Antonio María Rouco Varela, pero llueu di-y una vuelta y camenté qu’igual nun fuere tan amigu vuestru, porque elli, en llugar de dir a cuadres, como vosotros, a onde suel dir ye a palacios y a sitios de xente rico, esos que’l neñu siempre aborreció, asina que prefiero facelo direutamente.

En realidá nun pido pa min, porque les mios necesidaes son pequeñes y, mal que bien, téngoles cubiertes. Pido pa una xente d’un país que se llama Asturies y que queda mui al Ocidente d’onde vosotros vivís. Ye fácil que nun oyereis falar de nós, somos un pais pequeñu, pero que, si vos molestais en lleer la Historia, anque seya pola Wikipedia esa, veréis que ficimos coses importantes: Dímos-yos muncha guerra a los Romanos (nel sen lliteral de la pallabra), cuando ellos yeren «los americanos» de l’antigüedá. Tamién-yos plantamos cara a los Árabes. Constituyimos un Reinu que duró doscientos años, ya «inventamos» l’arte asturianu. Y yá, más moderno, declarámos-y la guerra a Napoleón, cuando entovía yera un «grandón» n’Europa, y enfrentámonos a la Dictadura d’esi que fue declaráu «Caudillo de España por la Gracia de Dios» (entovía nun taba Rouco, que conste).

Yá sé que de too aquello nun queda nada, nin siquier l’espíritu, pero abúltame que si tuviéremos dalguna pequeña axuda vuestra, igual tornábemos a llevantar la cabeza. Porque anguaño, magos de la mio vida, esto nun hai quien lo sobrelleve. Tamos en manes d’una partida xente que nun sabemos pa quien gobierna. Anden desnortiaos. Y tán desfaciendo esi patrimoniu, material ya inmaterial, que tantu tiempu y tantu esfuerzu costó llevantar.

Asina que lo que vos pido nun ye muncho. Namás que llevéis pa con vosotros a toos estos gobernantes que nos malgobiernen dende va tiempu, y qu’ellí, pel Oriente-yos ofrezcais dalgún puestu bien remuneráu, qu’a ellos va da-yos igual un sitiu qu’otru, con tal de siguir mandando. Y si eso nun ye posible, porque tengáis ya tolos puestos ocupaos con tantu enchufáu como hai pel mundu, mandá-yos, vosotros que soi magos, un bebedizu pa estes fiestes que-yos allorie la cabeza y qu’un día al llevantase decidan, ente xuergues y sidra champanada, facer al Asturianu oficial. Yá sé que tien de ser un bebedizu mui fuerte pa contrarrestar tantu odiu a la llingua, pero igual vosotros sois a facelo.

N’espera d’ello, y agradeciéndovos d’antemano’l favorín que vos pido, mándovos un abrazu mui candial.

Vicente.

P.D. Dizme la muyer que de pasu vos pida qu’a ver si aprueba la Prehistoria, que la tien difícil.