close
Da perceguera velos…

Da perceguera velos…

2012-05-10Funeral de Marqués520Visitas

Ye un tópicu, y como tal repetíu hasta la fartura, que nel intre qu’una persona muerre hai un consensu universal n’afirmar que se trataba d’un gran ser humanu, enllenu de cualidaes y que siempre gozare de la estima xeneral. Entiendo, tamién, qu’eso que se llama «deberes del cargu» obliguen a facer determinaes coses ensin comencimientu, como dar dalgún pésame non deseyáu. Pero dicho esto, paezme d’una cara dura impresionante l’amuesa de dolor y les pringoses allabancies d’una riestra de políticos asturianos haza la figura del recién fallecíu Sergio Marqués.

Podría pensase na sinceridá d’eses afirmaciones, si vinieren acompañaes de dalgún tipu de «mea culpa», d’una confesión, anque fuere namás un «amagu», d’un arrepentimientu polo mal que lu trataron na vida. Dalgo asina como: «Quiciás nos enquivocamos…» «Quiciás n’aquellos momentos nun lo ficimos bien…» Porque hai que recordar (verbu incómodu onde los haya y que nun sabemos conxugar) que a esi señor, siendo Presidente de tolos asturianos, lu traicionaron los mesmos compañeros/es que’l escoyere pa gobernar, nun espectáculu que llegó a ser llamentable, como con aquellos que llegaron a llorar en público depués d’abandonalu. Y que nun contentos con esto, ficiéron-y un espediente tipu estalinista pa espulsalu ignominiosamente del partíu. A esos qu’agora apaecen desconsolaos, a esos que lu traicionaron dexándolu solu al «pie de los caballos», enllénase-yos la boca falando de lo bonu que yera y lo gran políticu pese a, dicen ellos, «los tiempos convulsos que-y tocó vivir». ¡Ai que tener cara! Llamar tiempos convulsos a una operación d’acosu y derribu, ordenada dende arriba (F.A.C.) y siguida por tol partíu esceuto un grupu de fieles que lu acompañó hasta l’esiliu.

Porque, amás, nun se trató sólo, como paez que quieren afirmar agora, d’una «griesca ente hermanos». Dalgo d’índole interna nun partíu que ye cosa mui común y nun tien más aquello. Tratábase de la gobernabilidá del nuestru País. De tar una riestra d’años con un gobiernu, nun yá en minoría, sinón en  precario. Aquello nun importó, con tal de valtiar al que, nun momentu dau, dexó de sirvir pa pasar a «estorbar», anque ello fuere por poner los intereses asturianos p’enriba de los del partíu.

Dos pallabres más pa otru espectru políticu (que bien y vien la espresión) que participó d’aquella destruición de la gobernabilidá n’Asturies. La izquierda asturiana apaez en too esti luctuosu socesu como si la cosa nun fuere con ellos. «Aquello» fue una griesca interna d’un partíu que, eso sí, son los únicos culpables de los años de la ignominia. Pero hai que volver a recordar (!) cuál fue l’actitú de la oposición n’aquella dómina. Frotándose les manes nuna inaición suicida, esperando a que la derecha se matare ente sí, mientres Asturies, a la que representaben nun gran porcentaxe de votos, s’esbarrumbaba cantil abaxo pol despeñaderu. Tampoco nun-yos importaron los intereses d’Asturies, sinón los suyos propios de partíu y les perspeutives que se-yos abríen pal futuru.

Por eso, mirando les semeyes del funeral de Marqués y sintiendo les declaraciones de los que, en dambos frentes, ficiéron-y la guerra, ún nun pue sentir más que perceguera.