close
Dos temes d’actualidá

Dos temes d’actualidá

2013-11-14395Visitas

Hundimiento_Prestige_02-77eb6LO QUE SE FUNDIÓ COL «PRESTIGE» FUE LA XUSTICIA.-
Tenía yo un compañeru de trabayu que-y profesaba una gran manía al defensa del Real Madrid, Camacho, llueu entrenador de fútbol. Dicía d’él que, pese a ser mui malu, yera un enchufáu de la prensa, y l’exemplu que ponía yera na retransmisión de partíos: “Has de fixate, cuando Camacho echa’l balón fuera, el llocutor diz: “Despeja Camacho… y el balón sale fuera”. O seya, nun ye que Camacho tirare fuera’l balón, non: el despejó, y llueu ye’l balón el que, porque-y dio la gana, salió fuera”. Dalgo asemeyao ye’l resultáu del fallu xudicial nel tema del Prestige: el barcu fundióse porque-y dio la gana. Camacho –los imputaos- nun tuvieron nada que ver.

 Ye una verdadera vergoña como se desaprovecha un xuiciu como ésti, que debiere ser exemplarizante, con un fallu esculpatoriu pa toes y caúna de les persones qu’intervinieron nesi murniu socesu. Y ye que la impresión que da a los que nun somos “expertos” ye que, nun sólo nun había qu’absolvelos a toos, sinón que toos teníen que ser culpables. Dende los armadores, con un barcu vieyu y agrietáu; el capitán que sabía cómo yera’l barcu y aceutó la responsabilidá de dirixilu; los que dieron el permisu de navegación; y yá nes nuestres agües, el mou en que se desendolcó tol procesu, colos políticos de vacaciones y dando unes instrucciones qu’agravaron el dañu. Lo malo de too esto va a ser la impunidá que, d’agora n’adelantre, queda pa otros casos como ésti. Con unes “bombes de reloxería” navegando per esos mares de Dios y rezando porque nun nos toque a nosotros la catástrofe. Cuando esto vuelva a pasar, que pasará, habría qu’obligar a los señores maxistraos a llimpiar coles sos propies manes el galipote derramáu. Igual pal siguiente fallu facíenlo un poco meyor.

 UN PARTÍU ENSIN SENTÍU.- Nel añu 1968 taba yo faciendo la “mili” en Madrid y una nueche, paseando colos amigosobiang pola Plaza Mayor, atopámonos con un grupu de xente de color que venía frente a nós. Al llegar al nuestru altor, un par d’ellos miráronnos con cara allegre y recuerdo que nos dixeron: “¡Somos libres!”. Yeren de Guinea Ecuatorial, y acababen de ganar la independencia del so país, hasta entós en manes d’España. Poco sabíen los probes que se lliberaben del nuestru país pa cayer nes garres de Macías, un asquerosu dictador que los trató peor que los colonizadores. A esi dictador sucediólu otru, creo que sobrín d’él, que fue Obiang que tampoco fizo les coses meyor, anque tuvo la suerte d’alcontrar petroleu y eso fízolu ser amigu de tolos políticos del mundu, y entrar “en sociedá”.     

Agora, cola oposición de los que lluchen escontra la dictadura y los defensores de los Drechos Humanos, España manda a la so seleición de fútbol a xugar a Guinea, un país que nun tien nin lliga de fútbol. Nun s’entiende mui bien esti partíu, más que nel sentíu de “facer política” na peor de les sos aceiciones. Del Bosque y los xugadores dicen qu’esto ye deporte pero, llamentablemente, tamos avezaos a que’l deporte s’emplegue pa intereses políticos “bastardos”. Yo esto nun puedo evitalo, pero polo menos voi negame a ver el partíu. Seguro que ye namás que’l drechu al pataléu, pero dalgo hai que facer.