close
El meyor piquete ye’l despíu

El meyor piquete ye’l despíu

2012-03-30Güelga Xeneral452Visitas

guelga-xeneral-1El día depués d’una güelga xeneral ye siempre una fecha de valoraciones. Los sindicatos y los trabayadores que la secundaron falando del ésitu de la mesma, y el gobiernu y la patronal de cómo fracasó dafechu. Pa ello, dambes partes asoleyen datos, estadístiques y comparances. Ye lo tópico. Al mio modestu xuiciu, sólo’l fechu de tener que convocala yá amuesa que les coses tán tan mal que nun hai otru remediu que facela. A naide, salvo a dalgunos irresponsables, présta-y faltar al trabayu cola perda económica y les complicaciones de tou tipu que lleva’l so cumplimientu.

Los periódicos y les tertulies de radiu y televisión faen tamién distintes valoraciones, según el color políticu de caún, pero hai una coincidencia en toos ellos: que tuvieron munchu mayor ésitu les manifestaciones que se ficieron pela tarde, con cientos de miles de trabayadores na calle, que la propia güelga en sí, con un siguimientu irregular, anque na industria y el tresporte fue mui mayoritariu. Estráñame que xente tan culto y preparao nun saque d’ello una conclusión que ve un ciegu: muncha xente nun pudo sumase a la güelga porque, cenciellamente, diben de cabeza pa la calle. Yo tengo casos, na mio propia rodiada, qu’asina lo amuesen. Persones que, con esta nueva Llei escontra la que se protestaba, si tuvieren faltao al trabayu, al día siguiente quedaben despidíos. Fálase, llueu, de la coación de los piquetes informativos… ¡Probes! Yá naide, y menos cola presencia na calle d’un amplísimu despliegue policial, dexa de trabayar o d’abrir un negociu por mieu a los piquetes. El verdaderu piquete, el que por sí solu desmoviliza y torga’l siguimientu d’una güelga ye’l despíu. En cambiu, l’asistencia a les manifestaciones d’última hora pudo facese ensin esi problema, d’ehí qu’éstes caberes tuvieren asistencia masiva (en munchos llugares como Valladolid o Santander fálase de les mayores qu’hubo nunca). Poro, falar como faen dalgunos medios reaicionarios de «fracasu» de la güelga, nun tien munchu xacíu, daes les condiciones cuasi «heróiques» en que munchos trabayadores tuvieron que facela, xugándose’l puestu de trabayu

Dos pallabres más pa falar d’esi supuestu «derechu al trabayu», col que nos «atorraron» dende la tele, y que seguelga-xeneral-3 contrapón al «derechu a la güelga» cuando hai una convocatoria d’estes.  En primer llugar, esi derechu al trabayu pue exercitase 364 días al añu ensin nenguna torga, asina que’l día al añu (si ye que tolos años hubiere una güelga xeneral) que se quier exercitar el derechu a la güelga debería tener, en casu de conflictu, primacía sobre l’otru. Pero ye que, amás, esi supuestu «derechu al trabayu» nun ye, en sí mesmu, tal derechu. Ye, namás, una declaración d’intenciones. Un proyeutu. Si  daveres esistiere esi derechu al trabayu, un paráu podría dir ante un xuez y desixi-y que faiga cumplir esi derechu, y tendríen que facilita-y un trabayu, como asocede cuando facemos valer cualquier otru derechu llegal que tenemos les persones.

Y una última cosa que ya dixi n’otres ocasiones, pero que quiero repitir. Pa xustificar la Llei de la Reforma Llaboral, escontra la que diba la güelga, sentí a varios políticos dicir que taba aprobada por amplia mayoría del Parllamentu, que ye’l que tien la soberanía nacional. Non, la soberanía nacional nun reside nel Parllamentu, sinón nel Pueblu, el cual delega esi poder nos sos representantes parllamentarios, pa que faigan les lleis, les debatan o les modifiquen cuando non funcionen. Los Parllamentarios son namás delegaos nuestros anque, por supuestu, tán llexitimaos pa facer eses lleis. Paez lo mesmo, pero nun lo ye.