close
El señor Cascos y les mazanes que caen p’arriba

El señor Cascos y les mazanes que caen p’arriba

2011-01-13Cascosoficialidápaís832Visitas

francisco-a-cascosNun voi entrar nel espectáculu que lleva dando, va tiempu, el Partíu Popular asturianu. Si creyere en bruxes (que sí creo), diría que lu tienen agüeyáu de mou que, cada vuelta que tan raspiando’l poder, produzse una maldición pola que tán condergaos a dividise, escindise o partise (que vien a ser lo mesmo) en tantos cachos como seya menester pa nun llegar a algamar el poder. La maldición d’agora llámase Francisco Álvarez Cascos. Y, asonsañando a Ortega nel célebre artículu «El error Berenguer», nun ye que el señor Cascos seya’l suxetu de la maldición, sinón que ye, más bie, l’oxetu de la mesma. La maldición, pues, ye d’otros.

Seya como fuere, don Francisco, yá que nun pudo ser virréi n’asturies, paez que pretende ser agora dalgo asina como l’adelantáu de la Florida… Asturies. Y digo que paez, pues nun ta mui claro (polo menos pa mi) que nagüe por pasar por esa cosa molesta que se llamen «les urnes», a la cabeza d’un partíu que, necesariamente, tendría de ser rexonalista, cualquiera que fuere’l conteníu que pensara da-y a esa pallabra. Nun lu veo yo llendando un partíu a nivel estatal.

Por si acasu lu pudieren confundir con un nacionalista, especie pelligrosa en víes d’estinción, el señor Cascos adelantóse yá a cualisquier polémica dexándonos un par de perles cultivaes como les de Majorica. La primera, a entrugues de los periodistes más agudos, ye que cuando él fala de «país» dizlo en broma. Ye esa especie de país que siempre dixo tol mundu, como por exemplu cuando se diz: «Son fabes del país». O «chorizos del país» (d’esos hai munchos). Ye dicir, una espresión semántica de llocalización. Talo que cuando enantes se nos estropeaba la «tele» y dicíamos: «Ye d’allá», onde quiera que tuviere esi «allá». Y ta bién que lo esplique, nun vayamos a enquivocanos y pensar que cuando fala de «País» entendamos la nuestra tierra, cola nuestra Historia, la nuestra llingua, los nuestros vezos, la nuestra cultura… Non, nun ye esi País. Ye un «país» con lletres piquiñines. El de los chorizos.perlas-majorica

La otra perla Majórica que nos ufiertó don Francisco ye cuando dixo que la oficialidá del bable perxudica a la so recuperación. Ta claro. ¡Cómo nun pensaríemos primero n’ello! Sólo que ye lo contrario de lo que dicen tolos llingüistes, les instituciones que velen poles llingües y, sobre too, el sentíu común. Newton tracamundióse, y la mazana en llugar de cayer p’abaxo, cayó p’arriba. Hai qu’avisar a vascos, catalanes, gallegos (y a otres munches llingües) de que renuncien a la oficialidá, porque con ella les sos llingües tradicionales tán poniéndose en pelligru esapaecer.  Y toi tentáu a avisar tamién al Institutu Cervantes, porque una llingua tan guapa como’l castellán, al ser oficial, pue terminar esmuciéndose.

¡Qué País (esti sí con mayúscula), onde lo que ye normal en cualquier otra parte del mundu, equí resulta dalgo «exótico»! Continuaremos sollertes a nueves perles.