close
Espíes hasta na sopa

Espíes hasta na sopa

2013-07-03EE.XXespíesSnowden568Visitas

Bandera americanaQue la falta privacidá ye una de les carauterístiques de les sociedaes modernes ye dalgo sabío. Los nuestros datos, les nuestres semeyes, les nuestres opiniones y la nuestra vida privada tan en manes de sociedaes que nun conocemos y que, al marxe nuestru, especulen con too ello con fines munches veces desconocíos, pero nunca al nuestru favor. Gran parte de la culpa ye de nós. Participemos como «panchinos» de toos esos xuegos que son el corréu elletrónicu, Facebook, Twiter y demás inventos del diañu, camentando que son «neutrales» ya inofensivos, y que tán puestos ehí pa entretenenos. Y ye verdá que toos ellos favorecieron dacuando la llucha escontra dictadures nos paises dictatoriales, y escontra midíes inxustes o inmorales nos llamaos paises democráticos. Dieron capacidá de convocatoria, crearon consignes y encadarmaron grupos de protesta nuevos. Pero a cambiu d’eso tamos toos más fichaos qu’Al Capone nos años de la Llei Seca. Agora mesmo, esto que toi yo escribiendo, va a quedar llantao nun sé ónde ensin que yo pueda facer nada por evitalo. Google ye un instrumentu dixital qu’estudia les nuestres búsquedes y vende la información a anunciantes, empresarios y homes de negociu… que sepamos. Poro, usté va a buscar trabayu y delantre del so entrevistador, o persona que decide, tán les opiniones que diste en tal o cual foru, mediu en serio mediu en broma, o les semeyes que xubiste faciendo’l «chorras». Nun digo que se dexen d’usar estos medios, pero hai que tener cuidao.

Pero xunto a esta falta privacidá xeneralizada, xunto a esti «espionaxe» social, comercial y económicu, que ye mássnowden importante de lo que pensamos, ta l’otru: el gran espionaxe políticu de tola vida. El de les noveles de Graham Green o de Ian Fleming. Un espionaxe que nunca nun dexó de funcionar, sobre too dende la «guerra fría», pero qu’agora algama’l so másimu esplendor porque espíense toos a toos. Yá nun hai amigos o enemigos (en realidá nunca los hubo) y asina enterámonos que los nuestros amiguinos los Norteamericanos, anden fisgando nes nuestres intimidaes como maríu cornudu acesma a la muyer. Los sos aliaos, o seya esi garapiellu paises europeos que nun saben mui bien a ónde van, protesten encesamente como si en política esistieren daveres los amigos, y nun fuere too un «mercáu persa» onde caún va a lo suyo. A defender los sos intereses, o va a dicime a min la Merkel qu’ella nun fai tamién lo mesmo. Claro que lo del «migu» Obama ye yá a lo descarao: control masivu de comunicaciones, mensaxes, webs, embaxaes… Pero de too ello lo que a min más me llama l’atención ye que, al descubridor del enguedeyu, esi Snowden, en vez de da-y dos o tres medalles en agradecimientu a descubrimos con qué «elementos» tamos tratando, tiénenlu nuna especie de «limbu» diplomáticu porque nun saben qué facer con el.  Y ye que, como nel fondu toos son iguales, quieren desfacese d’esos personaxes «anti sistema», porque pue custionase too… menos el sistema. Anque haya que echa-y una sonrisa al que nos pon «los cuernos». O seya, a los americanos. Y eso que son tan puritanos…