close
ESPOSICIONES EN MADRID (I)

ESPOSICIONES EN MADRID (I)

2012-09-07303Visitas

Aproveché la mio estancia na capital del reinu, por asuntos familiares, pa visitar unes cuantes esposiciones que tenía interés en ver. Toes me prestaron, unes más qu’otres, y nos prósimos comentarios voi resumir un poco la mio impresión d’elles, al marxe de les crítiques oficiales o de los entendíos. Una impresión, pues, suxetiva d’un meru aficionáu que, por tanro, nun hai por qué compartir.

EDWARD HOPPER: “Detener el tiempu”.- Tien munchu méritu’l Muséu Thyssen al preparar esta esposición con 73 obres del pintor norteamericanu Hopper. Gran parte de los sos cuadros anden espreganciaos per pequeños museos, y toos ellos quieren tener un cuadru del agora mui reconocíu artista y son roceanos al so préstamu. Asina y too n’esta esposición ta “el too Hopper”. Ye más, comentando la esposición col nuestru fíu Mauro, que tamién fue a l’amuesa pictórica, dicíanos ésti qu’igual yeren demasiaos cuadros porque caún d’ellos ye de tal intensidá qu’acaba un agotáu.

            Y ye verdá. Cada cuadro de Hopper ye parte d’una historia. Una historia que s’apunta, pero que nun conocemos. En dalgunos casos llegamos a intuyila (histories de soledá, de frialdá na pareya, d’incomunicación, d’hoteles de pasu…), pero n’otres quedamos con ganes de saber más, de que l’autor nos dea más pistes.

            N’esti casu xuega a la escontra l’orde cronolóxicu y quiciás fuere meyor organizar la esposición d’otru mou, porque la primer parte (cartelos, acuareles, grabaos…) ye la menos interesante (dientro del gran interés del conxuntu), y un llega a los grandes oleos (grandes en tolos sentíos) un poco cansu.

            Ye, esta última parte, la de les grandes casones enigmátiques, la de los hoteles de pasu, la de les gasolineres n’unes carreteres que nun lleven a nenguna parte. La del cuadru tituláu “Gasolina”, impresiona pol so calter pantasmagóricu, con unes rellumantes lluces qu’acentúen la soledá del entornu. Toos ellos paecen un intentu de detener el tiempu, de recortar un solu fotograma d’una gran película y xugar col espeutador a aldovinar l’argumentu. La “Casa Lombard”, “La habitación de hotel”. ¿Qué llee la dama solitaria del cuartu d’hotel, entovía col equipaxe ensin desfacerr? Nun somos a desendolcalo. El gran méritu de Hopper ye facer inmortal un momentu trivial, una situación cotidiana, avezada. Como si l’espeutador pasare per delantre d’una casa y echare un vistazu pela ventana. Eso, lo qu’él columbra, esi instante d’una historia ayena, ye lo que nos ufierta l’autor norteamericanu. Un instante efímeru que llogra lo imposible: detener el tiempu. Mención especial pal últimu cuadru que pintó Hopper. LLeva por títulu «Dos cómicos», y vense a él y a la so muyer (que sirvió de modelu en munchos cuadros) vistíos de cómicos, nun teatru solitariu saludando al públicu. L’adiós a la función. L’adiós a la vida. Un añu más tarde morría Hopper, y otru añu depués facíalo la so muyer. Una gran despidida. Perguapa esposición, d’obligada visita.